Actualidad

Coronavirus: “Todavía navegamos sin información suficiente”

El ministro de Salud dijo que en Guayaquil se estabilizan los casos y que en Quito suben. Un especialista señala que no hay datos para hablar aún de reducción

Health Ministry perso (31602031)
Personal del Ministerio de Salud toma muestras de COVID-19 en la ciudadela Samanes 7, en el norte de Guayaquil,JOSE SANCHEZ / AFP

"La mayoría de los sectores de Guayaquil están llegando a la meseta de la curva epidemiológica. Ya no sube el número de sospechosos, ni de aquellos que dieron positivo en la prueba. El número de llamadas al 171 va disminuyendo y el número de pacientes que acuden a emergencia con esta afección respiratoria aguda ha disminuido. Con todos estos indicadores puedo entender que las cosas se están estabilizando”, dijo la tarde del martes el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos.

A diferencia de lo que sucede en el Puerto Principal, mencionó el ministro, en ciudades como Quito “el número de los casos sigue subiendo”.

Sin embargo, el doctor Rodrigo Henríquez, especialista en Salud Pública de la Universidad de Las Américas (UDLA), no comparte las opiniones sobre un aplanamiento de la curva o de una reducción en el número de casos.

quito noticias

EXPRESO estrena la sección 'Quito' para narrar los hechos más destacados de la capital

Leer más

“Lo que uno ve en la curva es que la capacidad de hacer diagnósticos para confirmar o descartar casos está sobrepasada en el país. Tenemos muchos más casos, pocas pruebas y por lo tanto no podemos confirmar o descartar el número suficiente de casos. Mas bien, mi impresión es que todavía, pese al esfuerzo de aumentar el número de pruebas disponibles en el país, estamos navegando sin información suficiente, navegando un poco a ciegas”, explica.

Esto debido a que hasta esta la mañana de este 22 de abril, a nivel nacional, aún había 13.233 muestras sin diagnóstico de las 34.840 que se habían tomado.

Para Zevallos, pese a que hay pruebas represadas que esperaba diagnosticar en el transcurso del día, existen otros indicadores que pueden dar cuenta de la realidad que vive Guayaquil como el número de llamadas o de atenciones en el sistema de salud, una data que para Henríquez debe ser complementaria.

“Hay que pensar también en que normalmente, conforme va pasando el tiempo, empieza a haber un desgaste en la vigilancia, eso significa que la población se empieza a cansar de reportar. Si llamo y no me contestan o si quiero que me hagan la prueba y me dan los resultados en 10 días, a la larga genera un sentido de frustración y disminuye el uso de esos sistemas, como el 171. Hay que buscar explicaciones alternativas a esto”, menciona.

Según las cifras del Ministerio de Salud, del 15 al 21 de abril, Guayaquil, con 5.502 casos, siguió reportando más contagios que descartando, a diferencia de Quito que, con 856 positivos, sigue descartando un mayor número de muestras. 

INFOGRAFIA-Quito-Guayaquil
.EXPRESO

Sin embargo, no es posible comparar estos resultados con las semanas más críticas de marzo o abril, ya que las estadísticas se han entregado siempre por provincias, mas no por cantones.  

"La información que están entregando las autoridades ahora es insuficiente, no nos permite tener un panorama completamente claro de cómo se está comportando la epidemia en la población. Lo más probable es que haya un gran subregistro, tanto de casos como de defunciones y por eso la necesidad de insistir en aumentar la capacidad para hacer pruebas diagnósticas o empezar a vigilar otros indicadores", menciona el especialista.

romo en digital

Coronavirus: 2.500 ecuatorianos han regresado desde el exterior con aislamiento obligatorio y controlado

Leer más

Indicadores que podrían ser, por ejemplo, empezar a utilizar otras definiciones de caso y hacer en el registro de muertes más autopsias verbales para indagar en los familiares de la persona fallecida sobre las molestias y los síntomas o las enfermedades que tenía la persona que murió. "Eso permite de alguna manera atribuir ese caso a COVID o a otra causa de muerte y eso recién estamos haciendo. Tenemos un retraso de varias semanas en fortalecer nuestra capacidad de vigilancia epidemiológica", señala el también profesor universitario.

Con respecto a las estadísticas que ahora existen de las dos principales ciudades de Ecuador, Henríquez explica que en el caso de Guayaquil "todavía hacemos pocas pruebas, pues lo ideal es que el porcentaje de positivos en las pruebas que se hagan sea mucho menor, alrededor del 10 %". Mientras que en Quito, las cifras quieren decir "que sirvió de alguna manera el confinamiento, pues el virus llegó con retraso. Pero en el momento en el que empecemos a liberar existe un gran riesgo de tener una explosión de casos. No hay que confiarse”.