Compraventa

  Actualidad

Compraventa

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

Quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones relacionadas a la compraventa de bienes inmuebles, por la actualidad que ha tomado el tema en los últimos tiempos.

En estos contratos, las partes deben ponerse de acuerdo en la cosa y el precio, esto es, el bien que se venderá y el valor que se pagará por él. En el caso de que los intervinientes sean parte del sector público, pueden acordar el precio por la venta de los inmuebles como partes contratantes, a mi criterio, sin tener obligatoriamente que acoger el avalúo catastral.

No es menos cierto también que las partes (sean estas públicas o privadas) tratan de satisfacer sus intereses. Así, es lógico que el comprador espere conseguir siempre el mejor precio por los bienes que adquiere.

Cuando los contratantes son entidades del sector público, ya como vendedores o compradores, van en la búsqueda de sus objetivos con una carga adicional a la que cada uno de nosotros tiene. Por ejemplo, el valor a pagarse en el contrato debe ser cuidadosamente analizado ya que se trata de la inversión de recursos públicos, es decir, el dinero de los contribuyentes, que confían en que los funcionarios a cargo sean responsables de la inversión que se realice.

Es también importante notar el rol que juegan los organismos de control en ese aspecto. Por ejemplo, la Procuraduría, en ejercicio de sus facultades legales puede solicitar a las partes (siempre que sean entidades públicas) que rectifiquen los contratos que hubieren violado la ley; igual es el rol de la Contraloría, que cuando cree que pudiera haber un perjuicio al Estado realiza los exámenes y controles que considere necesarios. Después de todo, son esos organismos de control algunos de los llamados a precautelar los intereses ciudadanos.

De esa manera, en cualquier compraventa que intervenga el sector público, si se adoptase una decisión final que pudiere generar un perjuicio económico para una de las partes, se produce, a mi criterio, la presunción de que previamente se comprobaron las posibles irregularidades, con los efectos y la responsabilidad que esto produce.

colaboradores@granasa.com.ec