Un codigo a elaborar cuidadosamente

  Actualidad

Un codigo a elaborar cuidadosamente

Entre las múltiples cuestiones que están siendo sometidas a una cuidadosa revisión -gobernar es rectificar- dado el atolondramiento normativo anterior (sin dejar de insistir, aunque parezca incurrir en una contradicción, en acelerar ciertos procesos, tal cual la renegociación de la deuda externa del país), la que se está llevando a cabo con el nuevo Código de Salud llama la atención positivamente.

Sin duda, sobre todo, en razón de que incluso en los sectores oficiales del actual presidente, cuando era apenas candidato, para abajo, se había solicitado postergar su aprobación para tener el tiempo requerido para debatir adecuadamente su contenido.

Atender al clamor ciudadano sin creer que un buen ejercicio de gobierno es sinónimo de imposición constante del capricho gubernamental, es una buena práctica que garantiza de mejor manera la convivencia.

El que ya no exista un plazo para que la propuesta de dicho cuerpo legal entre al segundo debate, da el espacio requerido para que sobre él opinen todos los interesados. Obviamente estos son muchos y dispares. La salud de los ecuatorianos nos incumbe a todos. Ya hemos dicho que sin todos participando en la construcción de sus políticas, jamás se conseguirá el deseado propósito de lograr salud, asimismo, para todos.

Por ello, los asuntos involucrados en el texto de un nuevo código conciernen a: desde poderosos grupos industriales hasta ciudadanos comunes, pasando por una amplia variedad de gremios profesionales. Y todos tienen derecho a manifestar sus puntos de vista para que el cuerpo legal por elaborar refleje de la mejor manera el equilibrio de los intereses en juego, en muchas ocasiones contrapuestos, atendiendo al interés de las mayorías y, sobre todo, al interés nacional.

Por encima de las aspiraciones particulares, un nuevo código debe también reflejar la experiencia acumulada y por tanto recoger las tendencias contemporáneas de la atención de la salud, incluyendo temas claves como la revisión de los contenidos de la formación de sus recursos humanos, de modo que incorporen conceptos actualizados y se obtenga más y mejor salud.