CNJ: chambonada del ano

  Actualidad

CNJ: chambonada del ano

Pretextando que el art. 330, 3º, del Código de la Función Judicial permite al Consejo de la Judicatura dictar un reglamento de conducta para los abogados “en el patrocinio de causas”, acaba de ser dictado uno que, según dicen (tuit del 14 de noviembre, 16h42, del que guardo copia), “está inspirado en el modelo de la American Bar Association y su aplicación en un país de corriente jurídica civil como Puerto Rico”.

Real debe de ser la “inspiración”, pues el art. 25 del citado reglamento hasta pretende regular el comportamiento de los abogados alrededor de la, inexistente en Ecuador, figura de los jurados...

Chambonadas aparte, se volvió a pasar de la raya el Consejo. Por ejemplo: se atreve en su art. 4 a dar pautas sobre pactos de honorarios, hasta pretendiendo impedir que se los acuerde, en ciertos casos, contra la obtención de resultados, o que se los comparta con expertos internacionales por no estar estos “autorizados a ejercer la profesión legal en Ecuador”. Eso, pese a que el mismo Código de la Función Judicial, en su art. 331, 2º (es decir tan solo un artículo después del 330, invocado como supuesta base del esperpento reglamentario), dice que es “derecho” del abogado “Concertar libremente sus honorarios profesionales”.

Otro ejemplo: la novelería reglamentaria pretende incursionar hasta en temas que nada tienen que ver con la conducta de los abogados en el patrocinio de un juicio, como cuando se entremete en asuntos comerciales como la “venta de una práctica profesional”, estableciendo requisitos (y hasta prohibiciones de venta parcial). No es broma (art. 16).

El remate es genial, cuando inventa un requisito para ejercer la profesión: que la Escuela de la Función Judicial “acredite” que el abogado conoce las normas del inspirado reglamento, que pasaría a regir desde el 8 de mayo de 2019. Ya veremos al encargado de los talleres de capacitación, pero tal vez eso no sea necesario porque los ocurridos consejeros ya habrán sido reemplazados en mayo, y posiblemente los reemplazantes deroguen el mamotreto. Como corresponde.