La cirugia estetica del cerebro

  Actualidad

La cirugia estetica del cerebro

La fórmula combinaría nanobots, bloqueo de proteínas, optogenética y hasta electroshock.

4 años es el plazo que se ha puesto Neuralink (de Elon Musk) para conectar el cerebro a las máquinas, con el fin de acabar con las enfermedades neurodegenerativas. (Imagen referencial)

Las cirugías estéticas lograron que una nariz grande se vea pequeña, que la barriga se disimule, que una calva se llene de cabello e incluso que los ojos de los asiáticos tengan un look occidental. Hoy, el cerebro también entra al quirófano, pero sin un objetivo físico. La idea es manipular la memoria al antojo del usuario: colocar recuerdos que no sucedieron y habilidades que no se aprendieron, así como borrar todo lo que ya no importa.

Es decir, en un par de décadas usted podría tomar un fármaco que lleve hasta su cerebro unas vacaciones en Dubái que nunca vivió, un encuentro con Obama del que no participó o el diccionario completo de alemán que jamás tocó. Así también podría borrar a su ‘ex’, los malos ratos que vivió en la infancia y esas situaciones que luego de vivirlas lo llenaron de fobias.

¿Cómo? La fórmula ideal aún se desconoce, pero los primeros pasos se cuentan por decenas.

Los científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts, por ejemplo, aplicaron un rayo láser azul en el cerebro (donde antes se ha implantado fibra óptica) de ratones que se habían rendido mientras los sostenían de las patas traseras y, enseguida, se activó en ellos una enérgica resistencia.

¿Por qué? Esa luz activó los engramas (redes de neuronas que forman huellas en la memoria) que marcaron en un experimento anterior, cuando encerraron a esos mismos roedores con hembras y copularon a su antojo. La luz despertó el recuerdo del encuentro y ese recuerdo feliz borró su abatimiento.

Por otro lado, un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia y McGill publicó un artículo en Current Biology en el que mostraron que es posible borrar de manera selectiva distintas memorias almacenadas en la misma neurona.

Para lograrlo utilizaron un tipo de babosa marina que tiene grandes neuronas en las que se puede observar con facilidad la memoria en acción. Una vez dentro bloquearon moléculas que sirven para producir una proteína que evita que los recuerdos se desintegren.

La buena noticia es que los humanos tienen versiones similares a las proteínas con las que las babosas marinas forman y cuidan sus memorias.

Otros expertos apuestan por los nanobots para llevar y borrar historias de nuestras cabezas. Futuristas como Ray Kurzweil y curiosos como Elon Musk creen que la solución está en conectar el cerebro a las máquinas, descargar ahí la información y editarla como un cuerpo de modelo en Photoshop.

Lograr tal manipulación entusiasma un poco, pero también da escalofríos, como toda tecnología naciente. Ayudaría a combatir el alzhéimer, el autismo, la depresión... pero no se descartan los peligros como un ‘lavado de cerebro’ inconsciente, un barrido total o una suplantación.

Datos

1ª memoria artificial

Un equipo de la Universidad de Carolina del Sur y de la Wake Forest implantaron en el 2013 un chip con recuerdos y habilidades en la memoria de un cerebro de una rata de laboratorio.

Aplicaciones

Los estudios relacionados a la manipulación de la memoria abren las puertas a un nuevo y fascinante campo de investigación sobre la curación de trastornos como el alzhéimer.