El cine de terror dice adios a Lorraine Warren

  Actualidad

El cine de terror dice adios a Lorraine Warren

La psíquica falleció a los 92 años y deja un universo cinematográfico que ya tiene en marcha la tercera entrega de su saga principal.

Un total de seis películas inspiradas en sus espeluznantes casos, han recaudado en taquilla más de 1550 millones de dólares.

Si usted alguna vez vio El conjuro o su secuela, sabrá que la investigadora de los fenómenos paranormales, interpretada por Vera Farmiga, existió realmente. Su nombre fue Lorraine Warren, y ella dedicó toda su vida al estudio paranormal.

La psíquica falleció el viernes a los 92 años. Durante su prolífica carrera escribió libros que inspiraron con el tiempo películas como Amityville, la mencionada El conjuro, Annabelle (la muñeca) y más reciente, La monja.

Lorraine no trabajaba sola, su esposo, Ed Warren, la acompañó en todas sus arduas tareas. Juntos fundaron la Sociedad de Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra y tras experimentar en carne propia, aterradoras experiencias, crearon también un museo en el que expusieron todos los artículos demoníacos que encontraban tras investigar sus escalofriantes casos. De esta manera decidieron improvisar una vitrina gigante en el sótano de su casa en Monroe (Connecticut).

El yerno de Warren, Tony Spera, informó por las redes sociales de la muerte de la mujer. En un comunicado en su muro de Facebook contó que “ella murió pacíficamente mientras dormía en su casa. La familia solicita que respeten su privacidad en este momento. Lorraine tocó muchas vidas y fue amada por muchos. Ella era un alma notable, amorosa, compasiva y generosa”.

Asimismo, su nieto Chris McKinnel, en la misma red social mencionó que “nos dejó para unirse a su amado Ed. Ella estaba feliz y riendo hasta el final. Era mi ángel y mi heroína. Por favor únase a nosotros para celebrar su vida y honrar a su hermosa alma. Recuerda atesorar a los que amas mientras puedas”, añadió.

La pareja no tuvo precisamente profesiones convencionales. Para empezar el señor Warren era un demonólogo y la difunta tenía poderes de clarividencia, por lo que formaron una gran dupla cuando se enfrentaban a estos casos que usted y yo de seguro hubiésemos rechazado. Por cierto, Warren falleció en 2006 a los 79 años.