Cawiya volvio, PAIS tiembla

  Actualidad

Cawiya volvio, PAIS tiembla

El Pleno de la Asamblea volvió a sesionar, pero el debate político continúa ausente de la Asamblea. El gran tema de la jornada fue el Día de la Niña.

Flash. Un grupo de asambleístas posa para la foto de familia por el Día de la Niña. La Asamblea lo celebró, pero la mayoría se negó a debatir sobre el abuso sexual en las escuelas.

Alicia Cawiya volvió a la Asamblea Nacional pero ningún oficialista estuvo ahí para darle la bienvenida. Hace cuatro años, en octubre de 2013, la vicepresidenta de las comunidades huaorani fue contactada por la aplanadora correísta y llevada al Pleno para que respaldara el proyecto de extracción petrolera en el Parque Nacional Yasuní; le entregaron un texto escrito para que lo leyera y se sentaron a esperar el golpe de efecto que produciría en la oposición. Pero Cawiya piensa por sí misma: hizo a un lado el discurso que le dieron e improvisó el suyo propio, en contra de la explotación.

Ahora volvió con un mensaje: la actividad petrolera sigue y se les está yendo la mano. La acompañaron militantes yasunidos con los informes técnicos que demuestran lo que a ella le consta y la totalidad de los miembros de la Comisión de Derechos Colectivos, la única sin oficialistas, dispuestos a no desperdiciar esta oportunidad política. Su presidente, Héctor Yépez (SUMA), usó ayer palabras mayores: “etnocidio”.

“Nos han reducido territorio, sólo queda pedacito para hermanos taromenani”, dijo Cawiya con su español precario pero contundente. Melisa Moreano, del colectivo Geografía Crítica, presentó un informe que lo corrobora: hasta el momento el área de afectación directa del parque es de 3 mil hectáreas, el triple de lo que el gobierno se había autoimpuesto. Eso sin contar con la exploración sísmica, que afecta 90 mil hectáreas del parque y aún le faltan 60 mil por intervenir.

Pero lo que más preocupa a la Comisión y a los ecologistas son las declaraciones del ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez, quien admitió haber registrado avistamientos de pueblos no contactados en el corazón del bloque 43 (ITT) de explotación petrolera.

“En caso de avistamiento se suspenderán de inmediato las actividades”, dice la declaratoria de interés nacional de 2013 por medio de la cual la Asamblea autorizó la extracción petrolera en el Yasuní. La Comisión de Derechos Colectivos se ha propuesto hacer cumplir esta disposición y se prepara para llegar al Pleno con esa demanda.

Eso puede tomar tiempo. Ayer, después de varias suspensiones, finalmente hubo sesión plenaria. Pero el bloque oficialista continúa evadiendo el debate político. Una propuesta de la oposición para debatir sobre el abuso infantil en las escuelas y pedir la comparecencia del ministro de Educación, Fánder Falconí, y sus últimos dos antecesores (lo cual incluye al hoy asambleísta Augusto Espinosa), fue rechazada por la mayoría. El CAL prefirió llamarlos a la comisión Aampetra, donde la situación es más controlable. Y no es que no les preocupe la situación de los niños. Pero la prefieren pintada de color rosa.

Camisetas rosas; carteles rosas; carpetas rosas; cintas, globos, pañuelos color rosa, uno en cada escaño, se desplegaron para recibir a una delegación de niñas vestidas de rosa con el fin de tratar el que fue el punto principal del orden del día de ayer: un proyecto de resolución por el Día de la Niña... Esos temas sobre los que tuitea José Serrano.

El debate sobre las reformas al Código de la Democracia quedó suspendido hasta el martes próximo. Eso significa que no habrá nueva sesión, sino continuación de la de ayer. Así los oficialistas se librarán de los impertinentes pedidos de cambio del orden del día con que la oposición los incordia cada martes y jueves. El tema del Yasuní, pues, queda en suspenso hasta nuevo aviso. El tiempo corre para los taromenani; para el correísmo, sigue detenido.