Actualidad

A los candidatos

Cuando se hace una Constitución, siempre se incluye una transitoria que dice: “Las autoridades actuales continuarán en ejercicio hasta ser jurídicamente reemplazadas”, que es luego de aprobar el nuevo texto. Cuando el próximo presidente se siente a gobernar se va a encontrar con un sistema judicial correísta. Y con todos los mandos medios trabando su acción. Sin un centavo y encima con una deuda impagable. Escuché decir a un experto que el próximo año hay que pagar $7.700 millones. ¿De dónde? ¿Qué juez correísta va a declarar ilegítima la deuda correísta? ¿Cómo van a gobernar sin plata y con el sistema judicial en su contra? La solución está ahí, pero hay que verla. La Constituyente es la única salida. Como creen que las constituyentes son de “plenos poderes”, piensan que es desestabilizar al país o que se necesita desbaratarlo para instalar una nueva. No es así. Los países civilizados no hacen constituyentes de “plenos poderes”. Eso no existe. Es solo sapada criolla. Lean el art. 291 de la Constitución de Paraguay, el art. 30 de la Constitución Argentina, o el art. 5 de la Constitución de los EE. UU. Es posible desmontar el correísmo con una nueva Constitución, pero eso solo puede hacerlo una Constituyente, porque la actual tiene 2 candados que impiden su reforma total (arts. 441 y 442). Y es imposible hacer una consulta sobre los 444 artículos de la Constitución. (Che, ¿cómo consultás una guía telefónica?) Correa ganó las elecciones porque se “sintonizó” con el pueblo al ofrecer un proceso de reforma política popular. Claro, en Montecristi no fue el pueblo sino los españoles y venezolanos los que hicieron el trabajo. Por eso, quien realmente incorpore al pueblo como parte de la solución ganará las elecciones, pues lo que este desea es ser escuchado. Si no, no existirían las redes sociales. Y que ofrezcan fuentes de empleo y bajar impuestos no significa que el pueblo les crea. Peor, si todos ofrecen lo mismo. O comienzan a emplear estrategias realmente creativas o pierden las elecciones. El 70 % de indecisos sigue ahí, esperando que alguien se “sintonice” con ellos.

Twitter: @DrRobertoLopez2