Camara de Comercio: 128 anos

  Actualidad

Camara de Comercio: 128 anos

La semana anterior la Cámara de Comercio de Guayaquil celebró un año más de vida. Es el organismo gremial que agrupa a los empresarios especializados en el comercio nacional e internacional de esta ciudad. Su existencia, más que centenaria (cumplió 128 años de creada), marca un hito en el desarrollo y la vida histórica, social y económica de esta prestigiosa institución.

Su larga historia dice que es el más antiguo gremio. Surgió en época de ascenso y auge cacaotero. Emprendedores dinámicos y comerciantes decidieron crear en 1889 un organismo que al mismo tiempo que los aglutine, los proteja y defienda sus intereses, y que también sea capaz de relacionarlos y de ampliar el horizonte con el comercio internacional.

Desde ayer hasta hoy sus objetivos, tareas y acciones han sido promover, dinamizar y expandir el comercio bajo todas sus variantes y formas. Institucionalmente sus propósitos han sido: impulsar la prosperidad comercial de la ciudad y sus socios, así como dar el respaldo necesario y la cooperación para que las relaciones mercantiles se cumplan a cabalidad en función de crecer, desarrollarse y prosperar, en beneficio de sus miembros y de la ciudad.

El prestigio de este gremio empresarial fue tal que desde sus inicios ha sido no solo la organización de los comerciantes sino también una instancia de consulta para los distintos gobiernos que estaban interesados en impulsar el comercio. Fueron precisamente emprendedores de esta actividad, que ya funcionaban de hecho mucho antes, quienes presentaron la petición para que se constituyera legalmente. Esto sucedió el 5 de junio de 1889.

A lo largo de su historia ha tenido tres nombres: el de origen, luego en 1909 el de Cámara de Comercio y Agricultura y en 1934 Cámara de Comercio, Agricultura e Industrias. Hasta que finalmente, en 1938 recuperó su nombre histórico. Quienes conocen su proceso saben que de ella salieron importantes estudios económicos que orientaron la vida mercantil de la urbe y del país.

Bueno es recordar esto para valorar este gremio no únicamente como un colectivo de comerciantes que solo defienden sus intereses sino además como una institución que ha dado prestigio y conocimiento, e impulsando la creación de empleo para generar crecimiento, prosperidad y progreso. Bien por ellos y también por Guayaquil.