Bruselas

  Actualidad

Bruselas

Las Torres Gemelas no eran el único objetivo el 11 de septiembre del 2001. El Pentágono y el Capitolio constituían los otros golpes. Los lugares no fueron producto del azar, sino una decisión simbólica. Golpear su centro económico, militar y político. En otras palabras destruir a Estados Unidos en su conjunto. Entonces, ¿por qué Bruselas? No por ser la capital belga, sino la capital europea. La expresión “es una decisión de Bruselas” es sinónimo de “lo decidió la UE”. Y ahí decidieron golpear: en la sede la de Unión. El mensaje que están transmitiendo es lo vulnerable que está el continente frente a ellos. Mi pregunta es: si esto es un golpe contra Europa, ¿cómo va a reaccionar Europa? ¿Iluminarán sus monumentos con los colores negro, amarillo y rojo? ¿O apostarán finalmente por una política exterior común? No hablo de llegar a extremos como declarar la guerra al Estado Islámico o decidir si intervienen o no en Siria (postura que deberán definir), sino pequeños pasos: compartir información que agilice la prevención de ataques. Por ejemplo: el atentado al tren de Thalys (Amsterdam - París) pudo haber terminado en tragedia de no ser por dos ‘marines’ estadounidenses que gracias a sus vacaciones se encontraban en el vagón. Un golpe de suerte que no debió haber ocurrido. La inteligencia española advirtió sobre el posible ataque, pero se perdió en la burocracia. Aunque agilizar estos procesos no es la respuesta en su totalidad, sí es un elemento fundamental. Ahora, ¿debería Europa adoptar medidas más drásticas? Hay quienes hablan de la necesidad de no permitir la entrada o incluso expulsar musulmanes. ¿Tiene esto cabida en la democracia que la UE tanto defiende? En la Segunda Guerra Mundial, cuando Londres se veía bombardeada noche tras noche, propusieron a Winston Churchill retirar el presupuesto de la cultura para destinarlo a gastos militares. Su respuesta: “¿Quitarle el presupuesto al arte? ¡Entonces para qué luchamos!”. Ojalá cuando tomen decisiones apliquen este principio y recuerden qué valores queremos defender; esos que separan a Occidente del resto.

colaboradores@granasa.com.ec