El atun nacional dejo de ser un ‘commoditie’

  Actualidad

El atun nacional dejo de ser un ‘commoditie’

Las empresas le agregan valor al pescado, que no solo se empaca en latas, sino en fundas y envases de vidrio.

Asiservy. Produce también para exportar atún en latas y lomos congelados.

La innovación no está solo en lo que va junto al atún en la lata, el vidrio o en los envases de metal laminado (pouch).

Una empresa ecuatoriana también ha implementado una herramienta tecnológica que permite el desarrollo de una industria que dejó de producir solo materias primas (lomos o trozos) para ofrecer productos con alto valor agregado.

Existe ya un sistema que permite predecir el mejor destino de la materia prima (el pescado), en qué producto final se la va a usar y que cuenta con procesos de prueba y protocolos de calidad. Tiene un componente tecnológico, productivo e incluso de comportamiento de mercado.

Y lo explica bien a Diario EXPRESO el gerente general de Tecopesca, con sede en Manta (Manabí), Ronald Aroca. “Esta herramienta trabaja bajo un algoritmo propio, matemático, diseñado por nuestra organización. Es un sistema de integración que sabe cómo ha sido transportado el atún, cómo fue almacenado, su etapa de cocción, su humedad y hasta cómo se lo ha limpiado, qué se retira y qué se agrega”.

“Todo esto tiene una integración y sistematización. Se trata de una herramienta hecha en casa, por ecuatorianos, de planificación inteligente”, añade.

Eso implica saber dónde la materia prima fue capturada, en qué zona de pesca, cómo fue transportada, en qué condiciones. “Así podemos conocer el mejor destino del atún: si es para una sopa, o un producto con jengibre, un pouch, o para sánduches”, detalla Aroca.

El presidente de la Cámara Ecuatoriana de Industriales y Procesadores de Atún (Ceipa), Gustavo Núñez Márquez, asegura que la industria ecuatoriana es pionera en el sector exportador con valor agregado.

Y en el caso de Asiservy, la empresa que gerencia, tiene conservas de atún en lata tipo granjero (con vegetales), italiano, campesino, al pimiento, jalapeño, mediterráneo, con arroz con lomo, ventrescas o ahumados.

Tecopesca, por su parte, no solo tiene atún para consumo humano, sino también para gatos y perros. “Es una combinación de atún seleccionado, con alto contenido de proteínas y grasas”.

Con su línea de encebollado en lata y en envases de vidrio; biche en recipientes de vidrio; lomos agridulces, con finas hierbas, al horno, hamburguesas; filete con laurel, albahaca, tomillo y limón, jalapeño, soya y jengibre, ají, pimiento, aceitunas, coco; en fundas de metal laminado (pouch) con producto para los deportistas con diversos tipos de aderezos, la empresa llega a nuevos mercados y regiones, y espera además cruzar los mares.

“Estamos siendo bien aceptados en Colombia, en los mercados Yumbo; allí se agotaron y estamos mandando más; nuestro primer derrotero es nacional, más Colombia, Perú, Argentina, pero luego vamos a mercados como el europeo”.

Hace casi dos décadas, Star Kist, tras la reducción del arancel de ingreso a Estados Unidos para el atún en fundas de metal laminado, comenzó a fabricarlas para aprovechar esa ventaja y hoy tiene variedades con chili, ‘hot buffalo’, ‘lemon pepper’, ‘ranch’. Y Negocios Industriales Real (Nirsa), de Guayaquil, incursionaba con su variedad que ya es conocida, encebollado en lata.

Conservas Isabel Ecuatoriana ofrece atún en escabeche, con mayonesa ligera, arroz marinero, ensaladas californiana, mediterránea y rusa, hamburguesas, albóndigas. E Inepaca, una de las fábricas emblema del país, tiene en su portafolio el atún enlatado con champiñones en aceite de girasol, con jugo de limón, frijoles y maíz, con vegetales, finas hierbas, ventrescas.

POTENCIA

Ecuador es el segundo exportador de atún, después de Tailandia. Pero tiene una gran diferencia: es un país involucrado en planes de sostenibilidad.