La Andina y la Flacso subsisten con sus ahorros y paran obras

  Actualidad

La Andina y la Flacso subsisten con sus ahorros y paran obras

Están gastando sus ahorros. La Flacso y la Universidad Andina llevan siete meses sin recibir los aportes del Estado y ya resienten la falta de recursos.

La Flacso, por ejemplo, suspendió la construcción de una torre de oficinas. El proyecto tenía un presupuesto de 9 millones: ahora ese dinero se utiliza para pagar sueldos y becas. “Decidimos priorizar los pagos, pero el dinero se nos acaba este mes”, dijo a EXPRESO, Juan Ponce, director de la institución.

Las jornadas de clases no se han alterado. Se restringieron gastos para investigación, viajes de docentes a congresos internacionales y publicaciones de libros. Y, “en caso de que no se reanuden las transferencias, se vería comprometido el inicio de una nueva convocatoria para maestrías. Sería irresponsable iniciar una convocatoria si no tenemos fondos”, dijo.

En la Andina, la situación es menos apremiante porque tienen un fondo de reserva. No descartan, sin embargo, futuros recortes y suspender algunas obras. “No sabemos hasta cuándo nos pueda durar las reservas, pero ojalá la sensatez y el derecho prime y nos quitemos de encima lo político”, señaló Jaime Breilh, rector encargado.