Alcantarillado sanitario del suburbio sera rehabilitado

  Actualidad

Alcantarillado sanitario del suburbio sera rehabilitado

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

Este 1 de febrero, la Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guayaquil (Emapag) publicó la licitación para encontrar la empresa que ejecute el proyecto de rehabilitación del sistema de alcantarillado sanitario de la Cuenca La Chala-suburbio oeste de Guayaquil. Cuesta 35 millones de dólares. Tienen 60 días para presentar sus ofertas y el alcalde Jaime Nebot estima que firmen el contrato en no más de cinco meses. Esperan que los trabajos inicien a comienzos del segundo semestre de este año y tardará dos años y medio (al final del segundo semestre del 2018).

Así lo dijo ayer José Luis Santos, gerente general de Emapag, en la presentación del plan a la ciudadanía, hecha ayer en Salón de la Ciudad.

Santos explicó que el sector donde se ejecutarán los trabajos es lo que ellos llaman “centro-sur de Guayaquil, al sur de los cerros Santa Ana y El Carmen, donde nació la urbe, hasta el estero Covina, donde viven más de 1 millón de habitantes”. Sin embargo, los beneficiarios directos serán 265.000 habitantes (ver infografía).

Es decir, van a trabajar en todo el suburbio oeste, que está descargando en la estación de bombeo La Chala.

Andrés Mendoza, presidente del directorio de Emapag, y Nebot coincidieron en que el alcantarillado sanitario de ese sector se construyó en los 80 y presenta problemas “muy graves” como infiltraciones, que durante el periodo de marea alta en el estero Salado hacen colapsar el sistema, provocando que las alcantarillas en las aceras se desborden.

Santos señaló que a medida que avance la obra instalarán 15.000 nuevas conexiones domiciliarias que representan a 75 mil moradores.

Nebot destacó que no se romperán calles ni veredas, pues usarán la “técnica del topo”. Hizo hincapié en que no hay que confundir este proyecto con el de la construcción de la planta de tratamiento de aguas negras, que cuesta 105 millones de dólares, y beneficiará a un millón de personas del centro al sur (parroquia Febres-Cordero, Trinitaria y Guasmos). MVM