Actualidad

El alcantarillado se acerca al 100 % y se vuelve a alejar

El Municipio de Guayaquil firmó ayer el contrato de ejecución de una gigante planta de tratamiento de aguas residuales para el sur de la ciudad.

Referencial.

El Municipio de Guayaquil firmó ayer el contrato de ejecución de una gigante planta de tratamiento de aguas residuales para el sur de la ciudad. Estará ubicada en el Guasmo y su extensión será parecida a la de 22 estadios de fútbol.

Esta obra es parte del ‘Proyecto de universalización del sistema de alcantarillado y tratamiento de aguas residuales del sur de Guayaquil, Las Esclusas’, con el que el Cabildo porteño apunta a dotar al 100 % de la ciudad de este servicio.

El Municipio ha reiterado que el 92 % de la urbe está cubierto con alcantarillado sanitario y que con estas obras cubrirá a las zonas restantes.

Sin embargo, pronto deberá reajustar sus cuentas, pues ha iniciado el proceso de regulación de los asentamientos informales de Monte Sinaí, que se constituye ahora en el extremo norte de la ciudad.

Con los proyectos anunciados durante la firma de ayer se pretende mejorar las condiciones de salud de más de un millón de habitantes; además de mejorar las condiciones ambientales y ecológicas del río Guayas y el estero Salado, los dos cuerpos de agua que circundan la ciudad de Guayaquil, explicó el gerente general de Emapag, José Luis Santos.

El proyecto está dividido en tres fases: la primero es completar 30.000 conexiones intradomiciliarias, esto es 150.000 habitantes del Suburbio Oeste, de la isla Trinitaria y de los Guasmos Centro y Oeste. Se sellan los pozos sépticos, todas las descargas que puedan ir a los colectores de aguas lluvias, dijo Santos.

La segunda fase es rehabilitar el alcantarillado sanitario de 65.000 familias, en la cuenca La Chala, parroquia Febres Cordero. Se rehabilitarán 41,4 km de colectores, 20 km de tirantes y 405 km de ramales. Este trabajo se efectuará mediante tecnología sin zanja, sin romper pavimento.

La tercera fase de esta obra está compuesta por la estación de bombeo La Pradera, la repotenciación de la estación de bombeo H (Guasmos), y la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) Las Esclusas, cuyo costo es de $ 98,2 millones.

Esta planta, cuya construcción se estima esté concluida para finales del primer semestre de 2019, permitirá tratar las aguas residuales de más de un millón de habitantes del sur de Guayaquil que incluye el casco central, Suburbio Oeste, isla Trinitaria y los Guasmos.

La planta posee las siguientes estructuras: línea de tratamiento de aguas, conformado por rejillas y desarenadores para la eliminación de las sólidos. Tratamiento primario químicamente asistido para la eliminación de la materia orgánica contaminante; la desinfección con hipoclorito de sodio (este se elaborará in situ), para finalizar con la expulsión de las aguas tratadas a través de un emisario subfluvial, es decir, en el fondo del río.

Los lodos generados por el tratamiento de las aguas residuales pasan a la estructura de espesadores para reducir la humedad y que puedan pasar al proceso de digestión anaeróbica, con lo cual se elimina la materia orgánica para su disposición final.