Actualidad

Agenda 2018

Mañana la semana comienza en lunes. Lunes primero del primer mes del 2018. Como para entusiasmarse en cumplir los propósitos de año nuevo. ¿Hizo usted los suyos apreciado lector? Yo sí tengo los míos en la cabeza. Algunos son de arrastre (por permanentes o por incumplidos) pero existen otros nuevos. ¿Nuevos? “Nihil novum sub sole” pero, tal vez se trata de otras miradas sobre los mismos viejos anhelos. Y, entendiendo su realización como un esfuerzo que no puedo llevar adelante en solitario, con la experiencia dejada por los antiguos socios, los intento con otras personas. La experiencia del porqué algunas cosas no funcionaron como esperaba me sirve mucho. Sobre todo tener claro que la condición humana es la misma y que la única certeza es la incertidumbre. De todos modos, creo que sin presunciones ilusas, mi olfato para conocer a la gente ha mejorado, al igual que el dimensionamiento del tamaño de los sueños. Sigo pensando con Gregorio Marañón en aquello de que: Vivir no es solo existir/ sino existir y crear/ Saber gozar y sufrir/ y no dormir sin soñar... pero, trato de perseguir los sueños compartidos, aunque sea sin “partido”. Esto en lo referido, por supuesto, a la política y también a los sueños personales que igualmente deben ser parte del sueño común con la familia. Dicho de otro modo, sueños individuales no tengo, que estén vinculados a la permanente aspiración por la trascendencia porque sé que la trascendencia digna del nombre, será siempre una culminación colectiva.

En todo caso, insisto con Vallejo en aquello de: Hay, hermanos, muchísimo que hacer. En efecto, un gran esfuerzo común en la lucha contra la corrupción no puede decaer. Igual, y buscando el mismo resultado, el esfuerzo contra la impunidad, el esfuerzo por la transparencia y obviamente, el esfuerzo contra la censura, contra las restricciones a la libertad de expresión, que permite desenmascarar a los corruptos. Valga repetir que en temas de corrupción, lo peor está por venir. Lo hasta ahora descubierto es la punta del iceberg. La mole que está bajo la superficie es gigantesca y hay que evidenciarla.