Actos que avergUenzan

  Actualidad

Actos que avergUenzan

Los actos bochornosos acaecidos en el colegio réplica Aguirre Abad de Guayaquil, al haberse cometido delitos de abuso sexual por profesores de ese centro educacional a sus propios alumnos, ha conmovido las fibras más íntimas de una sociedad que ya no aguanta tanta corrupción. El ultraje inferido a niños y jóvenes estudiantes demuestra que quienes cometieron delitos tan execrables no son dignos de ejercer la docencia en ningún plantel educacional.

Si estos delitos han conmocionado al país, más aún lo ha conmocionado el conocer el procedimiento seguido por rectores y consejos directivos de ese plantel, que al saber de estos delitos los encubrieron en lugar de denunciarlos e iniciar las acciones penales correspondientes para sancionar a tan descalificados elementos. Y como si esto no fuera suficiente, la superioridad de ese colegio permitió que los presuntos autores escapen en momentos en que iban a ser apresados por la Policía Nacional.

Nadie se explica qué es lo que pasa en nuestra sociedad. Por un lado se roban los dineros del pueblo en la forma más desvergonzada y sus autores dicen “yo no fui”. Ahora se atenta contra lo más noble que tiene un país, como es su niñez y su juventud.

Frente a actos tan abominables la sociedad toda debe reaccionar enérgicamente, no solo con plantones, sino exigiendo de acuerdo con la ley, que las autoridades educacionales, desde el Ministerio de Educación hasta los más bajos niveles, digan qué es lo que van a hacer para evitar que estos delitos prosigan. Sería incalificable que esta situación anormal, antiética, repulsiva, sea tapada dentro de pocos días con otros hechos más abominables. Decimos esto con firmeza porque tras un hecho asqueroso surge otro que tapa el anterior. No es posible que nuestros niños y jóvenes estén en manos de degenerados que por motivo alguno pueden ser llamados profesores y menos, conductores de juventudes.

Los aspirantes a docentes deben someterse a exámenes rigurosos, para ver si adolecen o no de vicios que los impulsen a abusar de sus alumnos.