2020: ano fatal para la economia de Ecuador

  Actualidad

2020: ano fatal para la economia de Ecuador

El FMI revisará a la baja sus pronósticos. La Organización Mundial del Comercio redujo, también, las perspectivas de crecimiento.

El comercio exterior dependerá de la guerra comercial China-EE. UU.

Si un 2019 complicado está por terminar, el panorama de 2020 es igual de desafiante para todos los actores económicos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló, a finales del mes pasado, una posible revisión a la baja de los pronósticos económicos de Ecuador, en las Perspectivas Económicas para las Américas.

En el informe, si bien el FMI no cambió sus proyecciones de crecimiento para la economía ecuatoriana, -0,5 % en 2019 y 0,5 % en 2020, hizo una consideración.

El Fondo sostiene que Ecuador se encuentra en medio de un ajuste de la economía a los precios más bajos del petróleo, una desaceleración gradual del crecimiento del crédito y la consolidación fiscal. Se prevé que la inflación permanezca en niveles moderados en 2019 y los años posteriores.

Las medidas recientes anunciadas por el Gobierno y las protestas asociadas presentan riesgos a la baja para el crecimiento y al alza para la inflación, aseguró el FMI.

En ese contexto, la confianza y el ánimo de las empresas no pasan por su mejor momento, por ahora. Según el Índice Deloitte de Confianza Empresarial (IDCE), el 5 % de los encuestados considera que el entorno socioeconómico es favorable-estable, el mes pasado 35 % consideraba así.

Este sentimiento se origina principalmente por los hechos ocurridos durante el mes y en función de las nuevas medidas que se vayan a tomar para el manejo económico.

El 55 % espera que la rentabilidad se reduzca (29 % el mes pasado). Específicamente, los sectores financiero e Industrial consideran las expectativas más altas de reducción de rentabilidad (70 % y 64 % respectivamente). Mientras que los sectores de Servicios y Comercial tienen las expectativas de que la rentabilidad se mantenga con 45 % y 44 % respectivamente.

¿Qué se prevé en el sector petrolero, clave para el país, para 2020? El informe anual de las perspectivas del sector de Moody’s Investors Service revela que, para los próximos 12 a 18 meses, la perspectiva de crecimiento para las compañías integradas de petróleo y gas a nivel mundial se mantiene estable. En concreto, la firma sitúa en un 5 % el aumento esperado de las ganancias.

Según el vicepresidente sénior de Moody’s, Sven Reinke, “es probable que los costos de producción y el gasto de capital aumenten después de tocar fondo en 2018, pero el sector seguirá siendo más ágil y más eficiente en capital que antes del colapso del precio del petróleo de 2015”.

¿Cuál será la situación del comercio exterior? La Organización Mundial del Comercio (OMC) ha reducido drásticamente las perspectivas del crecimiento comercial para 2019 y 2020 debido, sobre todo, a la escalada de las tensiones comerciales y la desaceleración económica mundial.

Debido a la incertidumbre reinante en el panorama comercial actual, la tasa estimada de crecimiento del comercio mundial en 2019 se sitúa en un intervalo entre el 0,5 y el 1,6 %. El crecimiento del comercio podría estar por debajo de esos niveles si las tensiones comerciales siguen avanzando.

De cara a 2020, el intervalo esperado se amplía, entre el 1,7 y el 3,7 %, con expectativas de mejorar si las tensiones comerciales se reducen, según las estimaciones de la OMC.

Los mayores pesos que han incidido sobre estos nuevos datos son, principalmente, la guerra comercial entre Estados Unidos y China y las dudas financieras que están generando el proceso de ‘Brexit’, con la más que posible salida abrupta de Reino Unido de la Unión Europea (UE).

2020:

Otro de los factores que puede incidir el próximo año son las elecciones presidenciales para 2021.

Algunos sectores económicos del país creen que ese factor también será clave a la hora de definir posibles inversiones el próximo año.

Actores del sector petrolero, por ejemplo, aseguraron que ese factor será determinante para realizar inversiones en 2020 y se convertirá en una variable a considerar.

En años pasados, las elecciones presidenciales han sido un factor adicional que determina el dinamismo económico del país.

Por lo general, los sectores económicos se manejan con cautela a la espera de que se definan los comicios. Mientras tanto, escuchan las propuestas económicas de los candidatos.

En el sector externo ocurre algo similar. Los inversionistas buscan descifrar cuáles serán los escenarios cercanos en caso de que gane algún candidato con más posibilidades.

Ciudades

La percepción de estabilidad es menor en Quito por los acontecimientos ocurridos. El resto de ciudades son más optimistas considerando un 20 % en entorno normal.

Sectores

Octubre presentó una marcada baja en la confianza, donde únicamente el sector servicios considera el entorno normal en un 7 %.

Reformas

Cambios tributarios y laborales son bien recibidos.