2016: notas necrologicas y herencias

  Actualidad

2016: notas necrologicas y herencias

Hay personas que trascienden después de su muerte por sus obras, su proceder, sus méritos. Me referiré a dos de ellas, que fallecieron este año.

Fidel Castro, líder político controvertido, sus cenizas descansan junto a la tumba de un líder indiscutido, José Martí, luchador por la libertad. No han faltado comentarios subjetivos, dogmáticos. Objetivamente debe evaluarse la situación que hereda Cuba, cuya realidad exhibe una evidente pobreza generalizada, carencia de libertades, producto de un régimen estatista, unipartidista. Cuando tuvo apoyo de la Unión Soviética alcanzó importantes logros en educación, salud, deportes.

Era estudiante de colegio cuando triunfó la Revolución cubana, me sentí parte de la euforia que produjo. Terminado el gobierno dictatorial de Batista, surgía la esperanza de un gobierno democrático que garantizara seguridad jurídica, igualdad, justicia, ética. El nuevo gobierno confiscó propiedades, algunas de norteamericanos, y eso disgustó a los Estados Unidos.

Fidel Castro optó por unirse al Imperio soviético en plena Guerra Fría y le facilitó la colocación de misiles nucleares. El mundo estuvo al borde de una guerra de incalculables destrozos; un acuerdo norteamericano-soviético la impidió.

Mantuvo inalterablemente una postura antinorteamericana. Dejó a su hermano Raúl como heredero en el cargo.

A Jorge Vivanco Mendieta, de similar edad que Fidel Castro, lo conocí en mi adolescencia, cuando publicaba el periódico El Heraldo, en Chone. No tuvo poder político, su superior calidad ciudadana y humana ha merecido el reconocimiento nacional. Impoluto en el ejercicio del periodismo, jamás doblegó su pluma ni sus ideales en su combate a la corrupción, al abuso, a la injusticia. La frontalidad con que escribía no reñía con su caballerosidad, su sencillez.

Deja a su familia y al país una herencia de hombre de honor, de servicio desinteresado a la patria. A sus amigos, entre los que me cuento, un legado de patriotismo cada vez más escaso, a lo que se une extrañar su agradable tertulia, sus sinceras lecciones de vida.

Paz en su tumba. Salud, tranquilidad y buen ánimo el 2017.

colaboradores@granasa.com.ec