Un “recetario” para combatir la violencia y prevenir femicidios

  Quito

Un “recetario” para combatir la violencia y prevenir femicidios

El proyecto se lanzó como un plan piloto en seis ciudades del país junto a la cooperación alemana GIZ. 

Recetario-Violencia-Mujeres
El programa busca la prevención y la información sobre derechos a mujeres en situación vulnerable que no tienen acceso a internet.Cortesía

Las recetas para preparar tortillas de verde, caldo de bola y locro de papa, todo lo que tiene un libro de cocina tradicional ecuatoriana, con un par de detalles más: cuáles son los derechos sobre el cuerpo, el bienestar y la propiedad de  las mujeres y dónde buscar ayuda.

Estos elementos conforman ‘La receta de la vecina’, una iniciativa para combatir la violencia de género y prevenir el femicidio que surgió de la mano de Susan Valverde y Gisela Luna durante el Hackatón, organizado por Impaqto Quito, con el apoyo de la cooperación alemana GIZ. El eje del encuentro consistía justamente en abordar este tema que solo durante la pandemia generó 75.000 llamadas de auxilio a nivel nacional y ha causado 100 femicidios.

“Un alto porcentaje de mujeres no tiene acceso a internet. Queríamos encontrar una herramienta análoga para que tuvieran esta información, sobre todo a raíz de la pandemia, en que muchas mujeres han tenido que estar encerradas con su agresor”, explicó Valverde.

Tras el cierre del Hackatón, que duró dos días y que eligió la propuesta como una de las tres ganadoras, la entidad alemana decidió apostar por el proyecto de las jóvenes, lanzado un plan piloto en Latacunga, Portoviejo y Loja que inició con la publicación de 3.000 ejemplares. Este se ejecutará próximamente en Ambato  a través del cabildo de la ciudad, y en Quito  a través de Unicef con colaboración de HIAS. 

Femicidios-manta

La casa se fija como el sitio más peligroso para la mujer

Leer más

“Hay una acogida increíble, tanto que municipios como el de Ambato han separado un porcentaje de su presupuesto para hacer suyo este proyecto y difundirlo”, explicó Roberta Medeiros, asesora en Desarrollo Urbano Internacional de GIZ. 

El proyecto se apalanca en talleres de sensibilización y capacitación de lideresas y líderes comunitarios y se complementa con un manual pedagógico conocido como el 'Recetario'. Actualmente cuenta con el apoyo de la Secretaría de Derechos Humanos y se busca financiamiento privado para que continúe creciendo. 

Para las autoras, la idea es que ‘La receta de la vecina’ continúe replicándose y adaptándose a los distintos territorios del país. “Queremos que haya un impacto en estas comunidades y que se entienda que la violencia es un problema de derechos humanos y con un hecho aislado que sucede en privado”, agregaron.