Columnas

No confiamos en usted

Y para eso, queremos ver cómo se cuentan los votos ante nuestros ojos.

Si doña Diana advierte que sin dinero no habrá comicios, debe irse a su casa y dar paso a quien pueda organizarlos. Pero eso no va a pasar. Así que, a prepararnos para lo que se viene.

Al referirse al fraude electoral del 20/10/19 en Bolivia, ABC Internacional subtitula su nota “La existencia de un sistema informático paralelo al proceso de voto y recuento manual avala el propósito de manipulación”. Y afirma que “el ‘know-how’ de esos procedimientos, que tienen un gran componente de herramientas informáticas, llegó de Cuba y se aplicó con ayuda prestada desde La Habana”. Es decir que los sociolistos nos hacen el apagón y el fraude con las computadoras. Además diario El Mundo describe cómo al llegar al 83,76 % del escrutinio, el apagón era indispensable pues se “necesita un tiempo para materializar los votos falsos y se requiere hacerlo a puerta cerrada”. Y denomina al apagón como “todo un clásico en las elecciones del continente”.

Si ya sabemos cómo nos lo hacen, la pregunta es: ¿hay forma de impedirlo? Y la respuesta es “sí”. En el Reino Unido, el 6 de mayo de 2016 se llevó a cabo un proceso automatizado de conteo de votos para las elecciones a la Alcaldía de Londres, con máquinas que cuentan las papeletas de votación. Y las mismas fueron clasificadas y contadas en Olimpia, Kensington, una de las tres casas de conteo oficial. ¿Brutos los ingleses, no? ¿O… nos hacen un paseo? Por eso aquí también es posible que -sin computadoras- máquinas como esas cuenten 13 millones de votos frente al público en un 2 por 3 y luego se ingrese el resultado a los sistemas de cómputo. Porque el voto debe “ser escrutado” públicamente según la Constitución. Y si es a puerta cerrada en el CNE, se la está violando.

Solo porjo.., ¿Velasco contó sus votos con computadoras? Es que -con todo respeto- no confiamos en usted doña Diana. Stalin dijo que quienes votan no deciden nada sino quienes cuentan los votos. Y no queremos que usted decida quién es el próximo presidente del Ecuador, sino nosotros, los votantes. Como debe ser. Y para eso, queremos ver cómo se cuentan los votos ante nuestros ojos.