El espacio público

  Columnas

El espacio público

Uno de los elementos fundamentales a tomar en cuenta en la planificación de ciudades, cuando el crecimiento demográfico obliga es el diseño y cuidado del espacio público, zonas verdes que permitan el drenaje de lluvias hacia el subsuelo, empleo de adoquines huecos -como recomiendan los expertos- con preferencia al cemento y asfalto para enfrentar el problema de las inundaciones; el cuidado de las vías, el taponamiento de huecos de calles y veredas en desastroso estado, aún en barrios céntricos, como a diario muestran la televisión y medios de comunicación. Pero en especial, abrir los parques al público, pues para eso se hicieron, para disfrute de las familias, de los enamorados y niños, para que puedan presentarse allí ‘sketches’ de teatro callejero, o recitales de poesía, como se hace en Medellín. Mas ocurre que la mayoría permanecen cerrados, con altos vallados, convirtiéndose en refugio de drogadictos y delincuentes, como ha sucedido en muchos sitios de la urbe. De ahí que en Sauces 1 los moradores hayan pedido quitar el cerramiento de los parques porque, como expresa una joven al reportero que la entrevista en un artículo publicado en este diario: “Queremos respirar, tener algo de libertad. Me he hartado de ver rejas en todas las cuadras. Necesitamos áreas que no nos recuerden que cada vez vivimos más en una burbuja”. Otro morador y miembro del Comité Promejoras de Sauces 1, refiriéndose a los delincuentes cobijados en los parques cerrados, añade: “Si caminábamos por las peatonales debíamos ir corriendo de miedo a que nos asalten. Con un parque abierto sería como caminar en el patio de los vecinos. Entre menos rejas, hay más convivencia”. Es la común opinión de todos los vecinos, que además se comprometen a formar un comité que se encargue del cuidado del parque. Por el aumento de robos en la zona piden también mayor patrullaje y la instalación de una cámara de videovigilancia. En otros lugares de la ciudad, como Guayacanes, Alborada y Samanes, los moradores sugieren lo mismo. Un buen ejemplo de espacio público regenerado es el proyecto Delta, elaborado por profesores y alumnos de la facultad de Arquitectura de la Universidad de Guayaquil en coordinación con el Municipio. ¿Esa cooperación podría darse para parques sin rejas?