Columnas

Arcsa

No es posible poner en riesgo el prestigio de una institución únicamente por el deseo de complacer caprichos de funcionarios de libre remoción...

He procurado cumplir siempre a cabalidad con las responsabilidades que me han sido asignadas, habiéndoles dedicado todo mi tiempo, capacidad y experiencia; y es así que al instalarse la Arcsa en Guayaquil, luego de no haber podido cumplir adecuadamente su cometido en la ciudad de Quito, la visité en dos ocasiones en las que tuve la oportunidad de alternar con su director ejecutivo, el Ing. Juan Carlos Galarza, habiéndome encontrado con un profesional a carta cabal, de porte distinguido y con una gran apertura mental y operacional, quien me puso al tanto de la operación institucional.

Con motivo del aparente deseo de volver a desplazar la Arcsa hacia Quito, me permito recordar la importancia de mantener el sentido común y la cordura frente a la toma de decisiones transcendentes, ya que no es admisible que por el deseo o capricho de cambiar de domicilio a una institución pública de una región a otra, se desconozca y lance al olvido un periodo de administración durante el cual la Arcsa fue reconocida y premiada varias veces, como es de conocimiento público, durante el periodo 2017-2019.

Solo por haberse destacado y haber operado con excelente reputación ética, la Arcsa fue galardonada por diferentes autoridades a nivel nacional e internacional, debiendo recordarse las Normativas para las notificaciones de Alimentos, Cosméticos y Registros Sanitarios de Medicamentos, Biológicos y Dispositivos Médicos, entre otros.

Se elaboró por primera vez la Normativa de Bioequivalencia para Medicamentos, así como la Plataforma de BPM para establecimientos; habiendo además la Arcsa recibido un galardón por parte de la Cámara de Cosméticos por la obtención de excelentes resultados para el bienestar de los usuarios.

No es posible poner en riesgo el prestigio de una institución únicamente por el deseo de complacer caprichos de funcionarios de libre remoción, resultando importante aclarar que a partir del 2019 la Arcsa ha pasado por varias administraciones, hasta la presente fecha, sin que haya recibido ningún premio o reconocimiento institucional por su gestión.

Y sigo andando…