Columnas

Un presidente disruptor

Nuestro grupo cree que otro Ecuador es posible. Actualmente contamos con 403 adherentes, 10 mingas activas y 125 mingueros. Ojalá usted, querido lector, se una a este interesante grupo’.

Una disrupción es una ruptura con la manera tradicional de ejecutar algo. La palabra viene del latín ‘disruptio’, que significa fractura. La disrupción también implica que aquello que estaba antes se vuelve obsoleto, dado que no está adecuado a las nuevas circunstancias. Así dice la teoría; en la práctica basta ver la forma como Guillermo Lasso empieza a gobernar para saber que nos tendremos que acostumbrar a esos quiebres, cambios de sentido y de velocidad. Por eso me vuelvo a atrever a proponer que una buena práctica del presidente que asumirá en menos de cien horas el poder, sea el inaugurar su gobierno con un proceso dialogante. Él lo llama el Ecuador del encuentro, nosotros lo llamamos Diálogos Vitales.

Desde hace más de un año soy orgullosamente miembro de Diálogos Vitales, gracias a la invitación de un querido amigo que forma parte del gabinete de Guillermo. Nuestro grupo cree que otro Ecuador es posible. Actualmente contamos con 403 adherentes, 10 mingas activas y 125 mingueros. Ojalá usted, querido lector, se una a este interesante grupo. Es fácil. Solo ingrese en www.dialogosvitales.org

Sobre todo si usted cree en la unidad y colaboración nacional y que para llegar a ello debemos construir confianza entre todos, promover el diálogo colaborativo, diverso e igualitario y que sí podemos actuar en forma conjunta para que prime el bien común sobre el interés particular.

Sobre todo, si usted cree que es posible un recuperación justa y sostenible, reinventando el país con resiliencia, con ética, con innovación y con emprendimientos, para juntos forjar una sociedad solidaria, libre y con igualdad de oportunidades.

Sobre todo, si usted cree que el modelo de desarrollo debe ser justo, equitativo y que fomente una gobernanza transparente, democrática y participativa, asegurando un modelo ambientalmente responsable.

Si usted coincide con los planteamientos de nuestro grupo, venga, súmese, apoye, comparta y dialogue. Aspiramos a que el nuevo gobierno coincida con los ejes estratégicos y con los principios de diálogos vitales. Un gobierno que invite a soñar un país así, con seguridad cambiará para bien nuestro destino.