Las “Funciones” del Estado

  Columnas

Las “Funciones” del Estado

"Si miramos las próximas elecciones como oportunidad, debemos exigirles a los candidatos que digan cómo, con qué y con quién van a gobernar"

Sí. Pongo funciones entre comillas porque su nombre no responde a su desempeño. La Ejecutiva, con el sol a la espalda, cada vez está más solitaria. Las diversas crisis que enfrenta el Ecuador no se corresponden con la necesaria labor que para superarlas deberían evidenciar los respectivos secretarios de Estado. Pareciera que a la fecha, únicamente la agricultura ha estado funcionando como es debido, no sé si por cuenta de los agricultores o con respaldo del respectivo ministerio. Por eso no hemos tenido desabastecimiento. Ojalá ahora, con un general de Policía a cargo del Ministerio del Interior mejore la seguridad. Es intolerable la tensión cotidiana en que se vive.

No únicamente el miedo al contagio, sino también el temor a la acción de los delincuentes, nos mantiene encerrados con grave costo económico y emocional.

Mientras tanto, nadie sabe cuándo llegarán las vacunas, pues se dan ofertas oficiales contradictorias y empieza a sembrarse una negativa desconfianza que puede echar por la borda el futuro plan de vacunación, si es que ya está elaborado.

En cuanto a la crisis de la deuda, pareciera que solo pensamos en más endeudamiento, lo cual la hace eterna o impagable y ninguna de las dos posibilidades permite aspirar a inversión externa, sumamente deseable para robustecer la dolarización. Se ha logrado mantener un relativo equilibrio económico con el esfuerzo de los exportadores pero, la magnitud del gasto público no da buenas señales y ni siquiera se aprueba la Ley de Extinción de Dominio con la celeridad que se tiene para tratar otros asuntos. Por supuesto, no van los legisladores a decir sí a la aprobación de una ley que los podría someter al vómito prieto. Por el estilo, en la Función Legislativa y en la Judicial. Ni hablar de las otras funciones creadas como novelería para superar a Montesquieu. Todavía nos debe la función Legislativa la desaparición del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social y ya ven cómo anda la Función Electoral, a poco de que se realicen nuevas elecciones.

Como para ponerse a llorar o mejor, a pensar muy bien por quién votar.