Columnas

Método Silva de Control Mental

Charles Silva Ramos tuvo su auge en los 70 como instructor de Control Mental del Método Silva... Habiendo sido aquello todo un acontecimiento de la salud mental local, nunca lo vi en la universidad ni de relleno.

Fue el decano de la facultad quien me preguntó en una entrevista como requisito para entrar, ¿por qué quería estudiar psicología? No me esperaba la pregunta, pero la respuesta era clara para mí.

Crecí rodeado de libros de Jung, Fromm, Balmés, José Ingenieros, entre otros más de filosofía, oratoria, psicología, literatura y pensamiento oriental. Aunque la razón principal es que nací en un hogar donde primaba un discurso de lógica, razonamiento y sentido común, que en palabras de mi padre “es el menos común de los sentidos”.

Él, Charles Silva Ramos, tuvo su auge en los 70 como instructor de los cursos de Control Mental del Método Silva. El apellido es solo una coincidencia, pero no su cercanía con el creador del método, José Silva, que a la vez fue su maestro.

Los cursos se dictaron las tres décadas subsiguientes para pequeños grupos e interesados. Algunos son muy jóvenes para recordar que esto existía y los no tanto lo evocarán tarde o temprano.

Estos programas que tenían una duración de treinta horas, cambiaron la vida de muchas personas, dejándoles abierto el camino para autorealizarse.

En la época en que iniciaba el Silva´s Mind Control, no se sabía bien de qué se trataba. Pero es un proceso que implica hipnosis-relajación y programación mental a niveles profundos de conciencia, convirtiéndolo en un proceso espiritual. Sin embargo, lo importante siempre será el instructor y eso dependía de su estilo y preparación. Charles llenaba los auditorios. Su conocimiento amplio, debido al autodidactismo que nos heredó a mí y a mis hermanos, convocaba a cientos de personas.

Si bien yo me incliné por el estudio y ejercicio del psicoanálisis, considero que el Método Silva no es antítesis de las ciencias psicológicas, sino que bien puede funcionar como complemento.

Lo testimonial no hace a una disciplina científica, pero sí una terapia vivencial (por su cualidad de curar) y, testimonios sobre Control Mental hay bastantes. Los hay de personas que mejoraron de cáncer (lo que verdaderamente dicen es que se curaron), que pudieron lograr sus sueños, dejar vicios o que simplemente su perspectiva acerca de la vida les cambió. Si ahora están leyendo esto… testimonien.

Habiendo sido aquello todo un acontecimiento de la salud mental local, nunca lo vi en la universidad ni de relleno.