Pequeños indefensos

  Cartas de lectores

Pequeños indefensos

El 25 de marzo celebramos la Anunciación del Señor. La jovencita virgen María de Nazaret, concibió al Hijo de Dios en su seno por obra del Espíritu Santo. Gracias a su fe y un decidido sí a la voluntad de Dios, es la Madre de Jesús, y madre nuestra por voluntad del Señor. Ese mismo día se celebró el Día del Niño por Nacer y el Papa pidió por los más indefensos: “Entre esos vulnerables, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo. El ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo; es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades. Si esta convicción cae, no quedan fundamentos sólidos y permanentes para defender los derechos humanos que siempre estarían sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos de turno. ¿Cómo cuidar la vida humana, especialmente en sus momentos de mayor vulnerabilidad? ¿Como defenderla de los victimarios?”. Su intención es que recemos para que los cristianos promuevan siempre la defensa de la vida. Las intenciones del sucesor de Pedro tienen el favor y respaldo del Cielo.

José Miguel Páez Jorquera