Cartas de lectores

Marzo, mes de la mujer

Esta visión también debe ejecutarse en la elección a la Prefectura.

Este mes que iniciamos quiero rendir mi homenaje a las mujeres divinas que son la base de reproducción humana. Mi reconocimiento principal es para las maestras que son dos veces madres: de sus hijos y de sus alumnos. La mujer actualmente está escribiendo trascendentalmente su nueva historia. 

De sexo débil se ha transformado en sexo fuerte; no existe actividad alguna en la cual no esté participando. Ya no se dice que atrás de un gran hombre existe una gran mujer, el lema actual es “al lado de un gran hombre” (o junto a un gran hombre) existe una grandiosa mujer.

En el campo político se ha dado un gran avance, el cual debe ampliarse en la mayor extensión posible, por lo que planteo que en las candidaturas de elección popular se ponga en práctica que si el elegido a la Presidencia de la República es un hombre, obligatoriamente la vicepresidencia debe recaer en una mujer y recíprocamente, si la ungida a la presidencia es mujer, el vicepresidente debe ser un hombre. 

Esta visión también debe ejecutarse en la elección a la Prefectura. También cuando resulte elegido un alcalde de un cantón, la vicealcaldía tiene que ser para una mujer y así recíprocamente. Esta posesión dualista de género debe por justicia aplicarse en todas las organizaciones sociales, culturales, académicas, científicas...

Ricardo Ordóñez J.