Cartas de lectores

Calentamiento y tensión en el mundo

El 2020 presenta una serie de acontecimientos que alertan al planeta Tierra, desde los incendios forestales hasta los conflictos políticos entre potencias mundiales. 

El calentamiento global cada vez se refleja más en el medio. La naturaleza está presentando anomalías que producen desde sequías hasta enfermedades intestinales a las personas.

La situación marítima lleva a las diferentes especies a salir de su hábitat y a buscar tierra firme, llegando a su extinción. Sin olvidarnos de la devastadora contaminación a causa de la basura acumulada en el mar o en otros casos, derrames de petróleo o de desechos tóxicos de las grandes empresas. Las multinacionales que fabrican o elaboran material que contamina el ambiente, arrojan al aire los gases.

Los seres humanos debemos ser conscientes de que solo tenemos un hogar y hay que cuidarlo, conservarlo y limpiarlo para sobrevivir.

Se observan posibles guerras entre naciones, que por ende, implican a los demás países del planeta. Caprichos de algunas potencias denominadas desarrolladas que discuten por el poder económico, político, social, cultural.

Nos preparamos para el Nuevo Orden Mundial, que no presenta beneficios que ayuden a todos los países, sino, el poder y control absoluto a un solo grupo.

Si la especie humana quiere seguir en este planeta, sus mandatarios, gobernantes, reyes y la misma Iglesia católica deben coordinar beneficios y soluciones definitivas para evitar un posible caos que estaría por venir. 

Los mandantes, que somos la mayoría de los pueblos en el mundo, somos los que decidimos a quién poner al frente de nuestros Estados para las relaciones internacionales y para administrar políticamente a la sociedad por el bien común.

No a la guerra, a la contaminación ambiental, deforestación, armas nucleares, fumigación aérea; sí a la vida.

Juan Jaime González Freire