Deportes

Julio César Rosero, el último de los bombarderos

El Emperador, recordado exfutbolista de Barcelona, anota con nostalgia que los jugadores ya no rematan de media distancia por temor al error o a la crítica

Julio-César-Rosero-Barcelona
Julio César Rosero junto a un cuadro de su querido Barcelona, uno de los equipos donde militó el Emperador.AMELIA ANDRADE

Un enorme cuadro con un ‘collage’ de imágenes de jugadores históricos de Barcelona luce imponente en la sala de la casa de Julio César Rosero y como no puede ser de otra manera, entre esas fotos está la del Emperador, quien mostró su garra, temperamento y buen fútbol con la camiseta del Ídolo, algo que lo hace merecedor a un lugar en el recuerdo del hincha canario que vio sus ejecutorias dentro de la cancha en la década de los noventa.

Pero el exfutbolista de 56 años que se desempañaba como volante tenía otra virtud que según su criterio se está extinguiendo un poco en el fútbol moderno: el remate de media y larga distancia, con lo que marcó más de un gol importante, no solo para los canarios, sino también con El Nacional, el otro amor del otrora mediocampista quiteño, radicado en Guayaquil.

Leonel-Quiñónez-Macará-Barcelona

Barcelona tiene lista la máquina 2021

Leer más

“Es algo que se ha perdido muchísimo en los tiempos actuales por el temor del jugador de fallar un tiro de media distancia. A veces puede más la necesidad de asegurar la tenencia de balón, de dar un pase o evitar la silbatina del público antes de que se juegue sin gente en las graderías por la pandemia”, expresa.

Para el también exseleccionado ecuatoriano, ese deseo que marcar diferencias con esta característica viene con el “ADN del jugador”, sin dejar de lado que “se las desarrolla según el modelo que tiene el equipo para que un elemento con esa virtud pueda marcar diferencias”.

Convencido porque lo vivió, asegura que “disparando desde fuera del área se puede definir un partido, un campeonato o un pase a la siguiente fase de la Libertadores”.

Es que Rosero aplicó su potente remate en los equipos que militó y los recuerdos que con mayor prontitud se le vienen a la mente son con Barcelona. “Me acuerdo de un gol desde fuera en Quito contra Liga en 1992 y otro contra Bolívar en Copa Libertadores de América, que sirvió para llegar a las semifinales”, manifiesta el también otrora director técnico de la selección ecuatoriana sub-20.

Julio-César-Rosero-Barcelona
Julio César Rosero, destacaba por su personalidad en el mediocampo y su potente remate de media distancia.AMELIA ANDRADE

“Patear de afuera se perfecciona quedándose más tiempo luego de la práctica, ensayando. En Barcelona había semanas en las que ejecutaba más de 500 tiros, unos se iban a la tribuna, pero otros sí eran gol”, comenta entre risas.

Un gol de más 40 metros en el estadio Atahualpa marcado a El Nacional con la camiseta del América fue clave para llegar al cuadro militar cuando era muy joven. “Yo sabía que Milton Rodríguez (arquero) no veía bien en la noche, disparé y salió el gol, luego en uno de los primeros entrenamientos él me dijo que gracias al gol que le convertí estaba ahí, que le debía la mitad del premio”, sostiene con una carcajada, que se apaga cuando con tristeza lamenta el descenso de los puros criollos a la Serie B.

Joselo-Gongora-volante-Barcelona

Barcelona: Joselo Góngora, el 'volante de corte' del campeón

Leer más

“Tuvo un mal manejo, no solo de la directiva actual, sino también las anteriores y se perdieron las divisiones formativas. Esperemos que pueda retornar este año a la Serie A”, manifiesta con optimismo.

Pero si el Emperador siente pena por el descenso militar en el 2020, lo contrario le pasa cuando comenta el título conseguido por Barcelona en el estadio Rodrigo Paz Delgado.

“Barcelona obtuvo los puntos necesarios y fue el trampolín en la parte deportiva para que tenga la estabilidad. Sin duda la parte económica fue y seguirá siendo complicada, pero con lo que había se logró el campeonato bajando un presupuesto, es muy válido y hay que seguir trabajando para que Barcelona logre cosas importantes. Lo conversé con el Beto (Alfaro Moreno), hay que trabajar para que el equipo no se relaje y vaya por el bicampeonato”, reflexiona Rosero, quien logró dos títulos con los toreros en 1995 y 1997, mientras que el año siguiente clasificó a la final de la Copa Libertadores con los amarillos.

Julio-César-Rosero-Barcelona
El Emperador imparte instrucciones a las futuras figuras del balompié nacional.Jimmy Negrete

También celebró un cetro en 1986 con los militares, siempre atreviéndose a patear desde afuera para romper cualquier rígido esquema, de esos que reinan en los tiempos actuales.

“El técnico de formativas es mal pagado en Ecuador”

ariel-nahuelpan-futbolista

Barcelona, nuevas deudas para cubrir otras

Leer más

Julio César Rosero es un formador por excelencia y sin dejar de reconocer que hay modelos exitosos que pueden venir del extranjero, considera que muchas veces se los emplea en el país, pero sin adaptarlos al medio ecuatoriano. 

“La situación social casi siempre es muy diferente acá de la que se vive en otros países. En Ecuador un técnico de formativas trabaja dos o tres horas y debe buscar otro trabajo porque no es bien remunerado, no es como en Argentina y Uruguay que sí es una profesión y ni qué se diga de los chicos, que necesitan una formación integral, no solo como deportistas, sino en el aspecto personal”. 

En este punto destaca la labor de Independiente del Valle, donde los jugadores de las formativas tienen “una residencia, comedor y viáticos. Es una inversión que a la larga se va a recuperar”, sostiene el Emperador, quien adiestra a los nuevos valores en su academia de fútbol.