Vivianne Almeida: “Existen muchas heroínas anónimas”

  Buenavida

Vivianne Almeida: “Existen muchas heroínas anónimas”

Su vocación por servir a los demás se generó en la infancia. Lidera un equipo de trabajo que se enfoca en el bienestar de las mujeres.

Vivianne Almeida.
Vivianne Almeida.miguel canales

Profesional, esposa y madre. Vivianne Almeida es una abogada (47) que está involucrada desde hace 22 años en la labor social. Durante la tarde de un viernes, la guayaquileña hizo una pausa a sus labores de oficina y salió de su zona de confort para ser parte de una sesión de fotos con SEMANA, en la que afloró su feminidad. Además, en una amena plática dio a conocer cómo divide su horario entre su trabajo, que comparte con mujeres en situaciones de vulnerabilidad, y su faceta personal junto a su familia.

El descubrimiento de su pasión

Con una mamá abogada y un papá sociólogo, creció en un hogar en el que había a su disponibilidad una inmensa biblioteca con libros sobre justicia social y la importancia de la equidad. “Ese entorno hizo que se genere, naturalmente, mi deseo por ayudar a los que lo necesiten. Cuando era pequeña y veía a los niños en la calle pidiendo limosna o vendiendo caramelos, me impactaba tanto y me cuestionaba por qué sucedía eso”, recuerda Vivianne.

Cuando llegó el momento de escoger una carrera universitaria, primero optó por estudiar comercio internacional y trabajó durante cinco años en una entidad bancaria. Sin embargo, a pesar de ser una experiencia positiva en su currículum profesional, no se sentía contenta en ese ambiente. Esto hizo que, tras graduarse de esa primera carrera, decidiese estudiar leyes. “Fue una experiencia importante, pero no era lo mío, sentía que me faltaba algo más. En ese momento ya tenía a mi hija Fiorella y fue gracias al apoyo de mi entorno familiar que logré trabajar, estudiar y ser mamá. No fue fácil, pero la organización fue clave. Siempre he tratado de estar presente en la vida de mi hija para que no sienta mi ausencia”.

Inmersión comunitaria

La Fundación Huancavilca fue el siguiente lugar en el que laboró por 12 años. Inició como administradora de un centro de capacitación de empleo y microempresa en el suburbio y finalizó sus funciones como directora ejecutiva de la organización. En esa etapa, estableció sus primeros contactos con diferentes líderes comunitarios y compartió con las personas para entender cuáles eran sus necesidades.

A la par, continuó sus capacitaciones, hizo una maestría en Gestión y Desarrollo Social y un diplomado en Responsabilidad Social Empresarial. “Me gusta estar actualizada para tener siempre las mejores herramientas para hacer mi trabajo”. Y luego se convirtió en gerente (en Guayas) de Plan Internacional Ecuador, una oenegé enfocada en crear proyectos destinados a la promoción de los derechos de la niñez e igualdad para las niñas y mujeres. “En esos cinco años trabajé con más de 800 comunidades. Cuando ocurrió el terremoto en el 2016, fue un gran desafío, pero sumamos esfuerzos para brindar ayuda encauzada en la equidad de oportunidades y derechos”.

Feminista innata

Desde septiembre del 2019 asumió un nuevo reto y creó la Dirección de la Mujer del Municipio de Guayaquil. A través de este cargo, durante los primeros meses de la pandemia, tocó la vida de cientos de mujeres al generar oportunidades de trabajo para que cuenten con una mejor calidad de vida, haya una reactivación económica en sus hogares e impulsen sus talentos.

Entre los proyectos destacan la contratación de 300 mujeres para que elaboren mascarillas, el acceso al parto gratuito para personas de escasos recursos, la oportunidad de que los niños tengan tutores en casa para que puedan estar al día con sus clases, entre otros logros. “Existen muchas heroínas anónimas que se esfuerzan por sacar adelante a sus familias y por tener hogares más seguros. Escuchar sus historias hace que se rompan las barreras o estereotipos. El privilegio no te debe quitar la empatía”, recalca.

Al consultarle si es feminista, Vivianne responde al instante que sí. Para ella, este término hace referencia a “la búsqueda de la igualdad para todos los géneros, etnias, nacionalidades y religiones. Cuando escucho a las mujeres, siempre encuentro más motivos para seguir trabajando a favor de ellas”. Nunca se imaginó estar en el sector público y no se considera política. Esta etapa la ve como un aprendizaje más en su vida y está segura de que en el futuro (desde el puesto que lidere), siempre continuará su labor enfocada en la ayuda social. “Agradezco hacer lo que amo y mientras tenga salud, seguiré compartiendo lo que sé”.

Vivianne Almeida.
Vivianne Almeida.Miguel Canales
Jannina Cabal y Piki Torres

Piki Torres y Jannina Cabal: Innovando en el arte digital

Leer más

Su hogar, su refugio

Aunque su trabajo le deja poco tiempo libre, aprovecha lo que le queda, al máximo, para disfrutar momentos especiales junto a su esposo (Carlos Vaca) y su hija Fiorella. “Me divorcié hace unos años y me volví a casar con un hombre maravilloso que es mi pilar y mi apoyo incondicional. Mi hija creció viéndome trabajar y aprendió que es importante hacerlo para seguir adelante”.

La entretiene ver con su familia películas o series acompañada de una taza de café. Reconoce que con el pasar los años se ha vuelto más hogareña y valora el tiempo de calidad que pasa con su mamá, papá y hermano. ¿Sus mascotas favoritas? Un perro y un gato (que fue rescatado de las calles). No es fan de estar conectada en redes sociales porque prefiere el contacto humano. “Mi casa es mi espacio seguro. Encuentro la felicidad en las cosas sencillas porque el tiempo pasa rápido y procuro valorar cada detalle”.

Vivianne Almeida.
Vivianne Almeida junto a su familia.cortesía

Más detalles

  • Admira a su abuela Eva porque abrió el camino para que su mamá y las demás mujeres en su familia tengan mejores oportunidades de vida.
  • Uno de sus libros favoritos es ‘Érase una mujer’, escrito por Vera Carvajal.

“La conmemoración del Día de la Mujer, el 8 de marzo, debe recordarnos la lucha que por años han afrontado mujeres pioneras y valientes, incluso a costa de sus propias vidas”.Vivianne Almeida