Buenavida

Juan Carlos Castillo: "Hoy tengo otra vida"

Se hizo conocer en la televisión y ahora apuesta por un camino propio, en el que encontró el amor y el verdadero significado de la familia.

Juan Carlos Castillo, productor de televisión
Juan Carlos Castillo, productor de televisión y comunicadorCortesía

Creció cerca de las cámaras de televisión porque su padre, el recordado Pepe Luis Castillo, transitó por los medios como periodista y comentarista taurino. Juan Carlos apuntaba hacia otros horizontes, como futbolista. No obstante, cuando su carrera se proyectaba profesionalmente, un giro en su destino lo cambió todo.

“Un día me crucé por el pasillo de canal 8 (hoy Ecuavisa) con Margarita Dávalos cuando iba a recoger a mi padre y me invitó a hacer un casting. En ese entonces mi mundo giraba en torno a mis estudios y al fútbol, pero ella insistió y acabé presentando un programa de los Menudo. Me di cuenta de que ponerme delante de la cámara era una cosa realmente atractiva porque podía expresar a otros lo que sentía. Y además pagaban bien”.

Aquel fue el arranque de una ruta apasionante por los medios televisivos. Fue presentador y conductor de programas que resaltan una memoria colectiva, como ‘Cámara escondida’, ‘Don Dinero’, ‘Rock´Ola’, ‘Lokos en la tele’, ‘Domingos millonarios’, ‘Video show’, ‘De casa en casa’, ‘No culpes a la playa’, ‘Aló, ¿qué tal?’ y muchos más, que suman más de tres décadas liderando ratings.

Genuino, aventurero y tremendamente sencillo, con su indudable carisma y capacidad de comunicar, ha sabido conquistar a públicos de todas las edades y estratos. Su última participación en señal abierta fue la conducción de un noticiero de corte local, mientras se fortalecía en su productora y agencia de relaciones públicas Diablocojo.

Por la senda de la gastronomía

El comunicador amplió sus horizontes con Diablocojo Films, enfocado en crear sus propios contenidos. El camino ha sido gratificante, al producir varias series como ‘El gran cacao’, que fue nominada a los Premios Colibrí y seleccionada para representar a Ecuador en los Premios Input (International Public Television) en 2015, formando parte de las 50 mejores series para producciones públicas a nivel internacional.

Luego se direccionó hacia los productos y la diversidad gastronómica ecuatoriana con ‘Huele que alimenta’, una serie retransmitida a través de CNT Play que, en su segunda temporada, resultó ganadora en la última edición de los Premios Colibrí como la mejor producción audiovisual del país para plataformas webs. “Una de mis fortalezas es la identificación y creación de contenidos, lo que ayudó mucho a la obtención del premio, a más de los personajes que forman parte de ella”.

“El nombre de la producción se lo debo a mi abuela, pues cuando cocinaba me decía: ‘Hijo, ¡esto huele que alimenta!’, una expresión muy española. Mi familia tuvo restaurantes, por eso el fogón también forma parte de mi ADN, junto con la televisión y el periodismo. En mi recorrido, documentando el turismo interno en Ecuador, siempre hubo una buena dosis de gastronomía, por lo que empecé a probar preparaciones tradicionales y otras no tan conocidas. Eso me hizo descubrir el país desde ese aspecto y, sobre todo, sus productos. Nadie lo había contado antes y el resultado ha sido fantástico. Ahora estamos listos para la tercera temporada”.

Juan Carlos Castillo, ecuatoriano, productor de TV
Después de grises experiencias aprendió a vivir las cosas de manera diferente, a disfrutar de verdad.Cortesía

Del amor y la familia

A sus 57 años, Juan Carlos asegura que encontró el amor, la tolerancia y la justicia con Lorena Gavela, su esposa desde hace seis años, con quien ha logrado el verdadero equilibrio al formar una familia con base en un compromiso serio y leal. “Lorena lo cambió todo, enseñándome la importancia de la vida, a creer en algo y en alguien. Creo que somos instrumentos de Dios y a mí me tocó familia completa desde el inicio. Tengo un hijo de mi primera relación, Juan Diego (27 años), y tres de mi esposa, que son mis hijos porque compartimos desde que ellos eran pequeños (Daniela de 29, Martín de 27 e Isabela de 25 años). La experiencia de tener familia es lo mejor que puede existir”, afirma, mientras habla de su nieta Martina, de 6 años, a quien adora.

“Yo me adapté al estilo y forma de vida de Lorena, por lo que debí cambiar algunas cosas, renunciar a otras, con el debido proceso, que muchas veces no suele ser ni rápido ni bien visto; pero el tiempo y las ganas logran superar las dificultades. Nos llevamos muy bien entre todos, por amor. Ser abuelo es una gran bendición porque vuelves a ser padre sin serlo, eres cómplice y consentidor. Un niño siempre llena la casa”.

“Dios me sacó de un hueco”

Con valentía y transparencia, Juan Carlos confiesa que superó una adicción a las drogas que lo tuvo sumergido en una realidad inexistente por más de 20 años. El amor y apoyo de su esposa le dieron la fuerza y decisión para salir de ese mundo gris que, reconoce, hizo daño a muchos.

Viví una época de mucho rock and roll. Al inicio, producto de la edad y de la búsqueda de nuevas experiencias. Fui rebelde y pasaron los años... No me di cuenta de que dejó de ser una moda para convertirse en una adicción, una enfermedad. Dios me tendió su mano y me sacó de ese hueco desde el cual hice mucho daño a otras personas, pero sobre todo a mí mismo, al haber estado preso de sustancias que no llevan a nada. Con la valentía de mi esposa, a quien le debo lo que soy ahora, pude desengancharme de ese mundo, cortando con todo lo que conocía hasta entonces: amigos y lugares que frecuentaba. Aprendí a vivir, a ver las cosas de manera diferente, a disfrutar de verdad. Hoy tengo otra vida y eso me ha llevado a tener una familia y a hacer lo que amo: contar historias”.

Cara a Cara

  • ¿Cuáles son los retos inmediatos?

Seguir comunicando sobre el tesoro mejor guardado de América Latina: nuestra gastronomía. Llegar a una cadena internacional con nuestro producto.

  • ¿Cómo es el Juanka de hoy?

Más tranquilo y observador. Siempre me cuestiono cuando me suceden cosas buenas, jugando con el título de la película de Almodóvar ¿Qué he hecho yo para merecer esto? Y me río porque termino diciendo “algo bueno debo haber hecho”.

  • ¿Un momento duro que haya atravesado?

La muerte de mi madre me afectó, pues es una sensación de vacío bastante extraña que cuestiona muchas cosas.

  • ¿Defectos?

Soy demasiado perfeccionista en mis trabajos… y demasiado puntual, creo que eso es un defecto en nuestra sociedad.

  • ¿La vida que tiene es la que quería?

Estoy viviendo lo que Dios me permite vivir, aceptándome como soy y aceptando a los demás. Ha sido un camino largo, venciendo la vanidad, el egoísmo... Vivo bien, apretado como todos, pero feliz y tranquilo.

  • ¿Qué le falta?

En lo laboral, soy feliz en lo que hago. En lo económico, Dios me da lo que necesito. En lo familiar lo tengo todo: hijos, nieta, un padre... Creo que soy muy afortunado.

Personal

  • Actividad: Productor y comunicador.

  • Esposa: Lorena Gavela.

  • Hijos: Juan Diego (27), Daniela (29), Martín (27) e Isabela (25 años).

  •  Nieta: Martina (de 6 años).