Buenavida

Descubre por qué y cómo han cambiado los piropos

Están presentes en la cotidianidad desde la juventud de las abuelitas, pero ahora son blanco del debate público por su connotación negativa. 

Piropos
El contenido de los piropos ha cambiado a través de los años debido a factores externos que son parte del proceso cultural.Shutterstock

“Era solo un piropo porque usted es bonita, no exagere”, fue la respuesta que Karla recuerda haber recibido por parte de un vendedor ambulante al reclamarle por qué segundos antes le dijo “mamacita rica” al cruzar la calle. Al igual que ella, Catherine Torres, de 22 años, no estuvo de acuerdo en diciembre pasado cuando un agente policial le gritó “preciosa” desde la ventana del carro y por eso decidió hacer pública la denuncia en sus redes sociales.

Y es que a diario, miles de mujeres reciben alguna frase de ‘halago’ y también de ‘morbo’ que son catalogadas como un ‘simple’ piropo, mas este ha pasado a ser, la mayoría de veces, un acoso solapado que provoca rabia e indignación.

¿Qué son los piropos? Son expresiones de galantería que se usan para demostrar afecto o admiración a la belleza de alguien. No deben provocar repulsión ni malestar, sino sonrisas y abonar la vanidad, expresa Jorge Obaco, presidente del Colegio de Sociólogos del Guayas.

cepillado

Una mala higiene dental puede llevarte a la diabetes

Leer más

Mujeres y hombres los dicen, pero son ellos quienes los expresan con mayor frecuencia.

Las influencias

Lo negativo es que su contenido ha cambiado a través de los años debido a factores externos que son parte del proceso cultural: “Antes, los piropos que emitían los hombres eran respetuosos, estaban relacionados con la letra de las canciones de la época y los amorfinos. Ahora, la nueva ola de artistas románticos que interpretan melodía con letras de alto contenido sexual influye en la manera en cómo los hombres se dirigen a las féminas “porque al escuchar ese tipo de canciones, las adaptan a sus actitudes y costumbres”.

¿Esto hizo que también se modifique la forma en que las mujeres reciben los piropos callejeros? El experto acota que sí. Y explica que recibirlos con agrado o desagrado tiene que ver con el núcleo social en el que ellas se desenvuelvan. “Algunas pueden estar familiarizadas con este tipo de palabras y otras rechazarlas totalmente porque en su ambiente familiar nunca han sido aceptados los términos vulgares”.

Acoso callejero

Para Lourdes España, líder del Frente de Sociólogas del Guayas, los piropos, a pesar de tener su lado amable y chistoso, pueden llegar a convertirse en acoso para quien los recibe, por su contenido sin valor. “Por lo general, se dicen en medios de transportes o lugares públicos, provenientes de personas completamente desconocidas. Esta situación pone en alerta a la mujer, la incomoda, aunque la llamen ‘bonita’ o ‘linda’, prefiere que no le digan nada, porque detrás de esas expresiones y según la forma en cómo la digan o como las vean, puede haber un contenido sexual”.

cocinoterapia

Saboriza tu rutina con la cocinoterapia

Leer más

De esta manera se vulnera su derecho a transitar libremente, con tranquilidad y seguridad por las calles. Por eso, la mejor recomendación para los hombres “no decirle nada a alguien que no conocen y mucho menos para ofender”, refiere la experta.

La era del internet

Las redes sociales son el nuevo escenario virtual en el que los piropos se han asentado. Según España, estas frases de ‘galantería’ o ‘coquetería’ cada vez son más comunes en los comentarios que hacen sobre las fotografías de las jóvenes. “Se las critica y cuestiona si deberían o no subir imágenes con vestidos o minifaldas, ya que se exponen a ‘piropos’ negativos como: “qué buena estás”, “me encantaría tenerte” o “por qué tan solita”.

“A mi criterio todos pueden vestirse como deseen y eso no le da el derecho a nadie de ofender”. ¿Qué hacer en esos casos? La experta anima a denunciar a través de esos medios cualquier anomalía con el fin de preservar el respeto. Venga de quien venga.

Aspecto legal

Si quien recibe un piropo en la calle considera que el mensaje afecta su integridad o es señal de agresión, este acto se considera una contravención de cuarta clase y tiene una pena privativa de libertad de 15 a 30 días. Así lo detalla el catedrático y magíster en derecho procesal Giancarlo Almeida quien explica que el artículo 396 numeral 1 del Código Orgánico Integral Penal sentencia a: “la persona que por cualquier medio profiera expresiones en descrédito o deshonra en contra de otra”. El afectado debe presentar su denuncia con pruebas como documentos y testimonios en el Complejo Judicial Florida (al norte de Guayaquil).

Dato

Miopía

No solo las pantallas nos están dejando ciegos

Leer más

La socióloga España junto al Frente de Sociólogas del Guayas desarrollaron un estudio con 80 mujeres que viven en dos zonas distintas de Guayaquil (la cooperativa Sergio Toral y Colinas de la Alborada) sobre su percepción de los piropos. Tras la recolección de datos mediante herramientas cualitativas, como la observación y las entrevistas, determinaron que en la primera zona los piropos tenían un alto nivel de connotación sexual que las hacía sentir acosadas; mientras que en el segundo sector, los mensajes eran menos agravantes y no sentían igual grado de vulnerabilidad.

Así los perciben

"En varias ocasiones, mientras me traslado en el bus hacia la universidad, hay señores que al pasar junto a mí, susurran: “buen día, preciosa”, “estás muy buena” o “le queda bien ese vestido”. Puede parecer inofensivo, pero me siento muy incómoda y quisiera desaparecer en ese momento. Odio los piropos, siempre tienen un doble sentido”.Valeria, 20 años.
"Lo más común es escuchar algún silbido o que los hombres lancen un beso al aire para que una se voltee. Nunca faltan las personas que trabajan en las construcciones que te dicen ‘hola, guapa’. Los ignoro, pero me molesta cuando estoy con mi hija porque ella tiene 11 años y le toca escuchar eso”.Patricia, 27 años.
"En mi juventud era todo un halago recibir un piropo por parte de alguien que te cortejaba o un amigo cercano. Casi nunca los daba un desconocido. Lo principal era mantener el respeto y cordialidad hacia la dama. Eran poemas o versos con lindos mensajes que hasta iban acompañados con una serenata”.Bella, 75 años.