Somos mas tontos

  Actualidad

Somos mas tontos

Algunas veces me he preguntado el porqué, como sociedad, volvemos una y otra vez a tropezar con la misma piedra. Me explico, ¿por qué, por ejemplo, apoyamos o volvemos a votar por quienes rechazamos en el pasado por causas como la corrupción o abuso del poder? La ciencia, al parecer, ya tendría una respuesta. Recientes investigaciones han establecido que el cociente intelectual medio de los humanos ha disminuido. Si bien es cierto es difícil establecer con precisión estos cambios debido a que los resultados pueden variar según las pruebas a las que se sometan a las personas, se estima que el crecimiento paulatino del cociente intelectual que se había venido dando desde hace más de un siglo empezó a disminuir por factores como el aumento de la expectativa de vida, ya que ciertos tipos de inteligencia empezarían a flaquear por la edad.

Entre las clases de “test” que suelen aplicarse para establecer el cociente intelectual están los que evalúan la memoria a corto plazo y los que miden la memoria de trabajo; esta última es la que nos permite almacenar la información que recibimos, manipularla y utilizarla para tomar decisiones. Robin Morris, psicólogo del King´s College de Londres, ha encontrado que la memoria media mundial a corto plazo continúa en aumento, mientras que la memoria de trabajo ha disminuido. Esto es más marcado en los países industrializados donde se da la paradoja de que al mejorar la calidad de vida y aumentar el número de adultos mayores, disminuye la memoria de trabajo y el cociente intelectual medio.

Así que, no somos capaces de tomar decisiones adecuadas porque vamos perdiendo la información que vamos almacenando. Por tanto, sugiero que hagamos un ejercicio permanente de memoria y recordemos a aquellos políticos que habiendo ocupado algún cargo de gobierno hayan traicionado nuestra confianza utilizando su mandato para irrespetar la ley, para perseguir a los opositores, para abusar del poder y para lucrarse a costa del bienestar del pueblo. Ahora sí, y más que nunca, prohibido olvidar, o mejor aún, recordémoslo cada día.