El recurrente robo de cables ya cansa al barrio del Salado

  Actualidad

El recurrente robo de cables ya cansa al barrio del Salado

En nueve ocasiones en ocho meses los han dejado sin telefonía fija ni Internet. Los vecinos culpan a los recicladores. CNT ofrece medidas que no concreta.

Los residentes denuncian que los recicladores, al no poder arrancar los cables, los queman en sus habituales sitios para extraer el cobre.

Hasta la tarde de ayer, los residentes del barrio del Salado, en el centro de Guayaquil, aún esperaban que la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) les devolviera el servicio de Internet y telefonía fija por el que pagan cada mes. Permanecen así desde las 2:00 del pasado lunes, cuando se quedaron totalmente desconectados de la red.

Están cansados, coinciden. Porque esta es la novena ocasión en los últimos ocho meses en que pierden la comunicación, algunos con sus seres queridos residentes fuera de la ciudad; y otros, quienes tienen locales comerciales, con sus clientes. Los afectados son alrededor de 960 abonados.

“Yo hace cuatro meses supe que esta situación no iba a cambiar y preferí cambiarme de operadora. Porque ya no se puede con esta situación”, cuanta Alejandro Martínez, jubilado.

Como ha publicado EXPRESO, la primera desconexión, después de un período sin padecer el problema, ocurrió en septiembre del 2018; luego en noviembre y después en diciembre de ese año. Y en lo que va de 2019, han reportado seis de estas interrupciones.

“La semana pasada llegaron dos hombres con chalecos de la CNT y cortaron los cables, le pedimos las credenciales, pero no nos dijeron nada y se marcharon con el cableado en las manos. Estamos cansados de esta situación”, relata uno de los moradores.

Los vecinos aseguran que reportaron el extraño suceso a la telefonía y esta indicó que no se trataba de personal suyo.

“Ahora pasan por este sector a cada rato con esos chalecos, pero ya no sabemos si confiar. No sabemos si se trata de trabajadores o de delincuentes disfrazados”, recalcan.

Los principales señalados por los residentes son los recicladores informales que llegan en las noches y madrugadas a las zonas regeneradas del vecindario para destapar los sumideros y robar los cables soterrados, con el fin de quemarlos para extraerles el cobre.

Existen videos grabados por las cámaras de seguridad de casas y negocios, donde se observa a los antisociales realizando estas actividades en las zonas regeneradas del vecindario.

El último video se viralizó el domingo pasado. Allí se observa a una persona quemando cables en las calles Babahoyo y Aguirre. Un equipo de este Diario recorrió la zona donde se produjo el hecho y encontró restos de metales y cables. Además, daños en la calzada y en los adoquines de la acera.

Ante los hurtos reiterados, los residentes creen que se trata de una banda delincuencial organizada para este delito.

Según el comité de vecinos, después de las investigaciones que hizo personal de CNT sobre la última desconexión, se determinó que esta fue un sabotaje, porque solo cortaron los cables de una alcantarilla situada entre Esmeraldas y Vélez y no se los llevaron.

Sin embargo, el problema afecta en la práctica a los comercios de esa zona. Sus dueños concuerdan en que la ausencia de telefonía e Internet fijos les hace perder clientes. Algunos negocios, incluso, aseguran que deben paralizar contratos de ventas con usuarios de los cantones aledaños.

Los afectados mencionan que la presencia policial es insuficiente en este distrito, especialmente al atardecer, ya que en la madrugada se incrementa la delincuencia, a decir de ellos.

“Sí hay patrullajes, pero no son muy seguidos, se deben iniciar en las noches porque en el día no se ven los atracos”, explica Orlando Almeida, residente y dueño de un local comercial del sector.

Los moradores también dicen estar cansados de la falta de atención al problema por parte de las autoridades y de la propia corporación de telefonía.

Así lo ratifica Bosco Rodríguez, ingeniero comercial y propietario de una tienda de repuestos automotrices ubicada entre las calles Esmeraldas y Luque. “Hemos ido a reclamar a las instalaciones de CNT, pero no nos dan una respuesta. Hace poco fui y tuve que esperar dos horas para que me dieran un comprobante de reclamo, pero no una solución”, menciona mientras muestra los documentos de la querella.

EXPRESO consultó a CNT sobre las acciones que tomará para impedir más robos de este tipo. Ricardo Ubilla, gerente de Accesos Guayas de esa compañía, señaló que están coordinando el reemplazo del cobre en el interior de los cables por fibra óptica (material no valioso para el reciclaje).

Sin embargo, esta medida fue prometida en enero pasado para efectuarse en febrero, pero aún no se concreta.

Ubilla acota que han incrementado las rondas nocturnas y, a diferencia de lo que manifiestan los abonados, sostiene que cada vez que se presenta un caso, ellos realizan una denuncia a la Fiscalía y luego reparan los daños.

El detalle

Causa. El cobre es el material reciclable por el que más pagan los centros de acopio. Los ‘chamberos’ roban los cables para sustraer ese elemento.

Voces

Alejandro Martínez, habitante de Esmeraldas y Luque

He visto que no solo los chamberos se roban los cables, también pasan personas en camionetas que los sustraen. El último robo se dio en Vélez y Esmeraldas, ya no se soporta.

Gustavo Orellana, residente del barrio del Salado

Aquí llegan chamberos de la calle Décima, 10 de Agosto, Sucre y otras. Quien más lleva culpa es de quienes le compran los cables, hay recicladoras que deben ser intervenidas.

Orlando Almeida, propietario de un local de repuestos de vehículos.

No solo los chamberos se llevan los cables, hay personas que vienen hasta en camionetas. También aprovechan la oscuridad y los bajos de las casas para consumir drogas.