Una receta para que liquide carencias

  Actualidad

Una receta para que liquide carencias

El Ministerio de Salud estima que el desabastecimiento alcanza al 50 %, pero los usuarios tienen que comprar hasta las vendas

Foto 1 hospital Baca Ortiz QUITO
El hospital Baca Otiz, de Quito, es uno de los 19 establecimientos públicos de salud que reportan un serio desabastecimiento de medicinas.ARCHIVO / EXPRESO

Carolina Merchán perdió la cuenta de lo que tuvo que comprar durante dos semanas para que su hermano reciba atención en el hospital del Guasmo Sur, ubicado en el suburbio de Guayaquil.

“Me pidieron que le compre pañales, pero después sonda porque dijeron que no iban a tener paciencia para cambiarlo cada vez y cuando, y que traiga omeprazol, complejo B, paracetamol en suero y unas ampollas para el hígado, porque claramente me señalaron que no tenían nada”. 

Merchán contó que su hermano fue ingresado por contraer tuberculosis meníngea, estuvo hospitalizado dos semanas y en la última no le dieron desayuno. A las 24 horas de haberle dado el alta empeoró al punto de llegar a estar en “estado vegetal”.

RUEDA PRENSA COLEGIO D (6958497)

Salud ofrece abastecimiento de medicinas desde 10 septiembre

Leer más

Regresó a la casa de salud y por más de seis horas imploró el reingreso, lo logró, lo registraron y le recomendaron intubarlo, pero después de hacerlo le dijeron que había que trasladarlo al hospital Guayaquil porque no tenían especialistas. Finalmente, su hermano falleció esperando una ambulancia que nunca llegó.

El hospital del Guasmo es uno de los 54 nosocomios visitados por el vicepresidente de la República, Alfredo Borrero, como parte del diagnóstico para la reestructuración del sistema integral de salud del país; la información de los hospitales visitados se archiva en el edificio de la Vicepresidencia en Quito.

Diario EXPRESO accedió a los informes del 16 al 19 de junio y del 23 al 25 de junio. En aquellos archivos consta la visita a 21 hospitales de Pichincha, Guayas, Manabí, Azuay y Chimborazo, de ellos, 19 casas de salud reportan un serio desabastecimiento de medicinas (ver el cuadro) que van desde el cuadro básico institucional y las que son denominadas esenciales, no esenciales y vitales. La información fue entregada por las unidades médicas posteriormente a las visitas “sorpresas” del vicepresidente, con el fin de identificar sus necesidades.

En esos escritos, el hospital del Guasmo reportó que entre sus necesidades está el abastecimiento de medicamentos esenciales como paracetamol, diclofenaco, omeprazol, entre otros, que sustentan lo vivido por los hermanos Merchán.

"Para las personas que tenemos lupus es vital contar con la hidroxicloroquina, pero desde mayo dicen que hay desabastecimiento".Jenny Molina, paciente del hospital Eugenio Espejo.

Las ausencias de medicamentos registradas en las casas de salud van desde vitaminas, antibióticos, antiinflamatorios y fármacos de todo tipo en sus distintas categorías terapéuticas como el alprazolam, que se utiliza para el tratamiento de estados de ansiedad, y hasta remedios oncológicos.

08032021 ESCASES DE C (33175749)

“He gastado más de 10.000 dólares por comprarle medicinas a revendedores”

Leer más

El exministro de Salud Luis Sarrazín sostuvo que la falta de medicinas se debe a cuatro factores: el primero de ellos “es porque no se hace un levantamiento integral de necesidades a nivel hospitalario”.

"Viajamos desde Lago Agrio a Quito por el tratamiento de mi nieto de un año, que tiene problemas en la tiroides y necesita sus remedios".Jhon Aval, paciente del hospital Baca Ortiz, de Quito.

Ese señalamiento se puede constatar claramente debido a que la falta de medicinas no es detallada con un orden específico, en algunos casos los hospitales reportan que todo está bien, dan información a medias, lo que imposibilita hacer una contabilidad total de necesidades.

Salud y medicamentos para hospitales

Emergencia sanitaria para abastecer de medicamentos a 135 hospitales

Leer más

Es decir, hubo documentos en los que sí detallaron uso del presupuesto, medicinas e insumos faltantes, personal de trabajo o irregularidades encontradas. Mientras que otras casas de salud se limitaron a enviar la rendición de cuentas del año anterior como el hospital de Cuenca, o simplemente no enviaron información como el centro de salud C de Bahía de Caráquez.

Sarrazín puntualiza que las otras tres variantes que derivan la escasez de medicamentos son las “compras en exceso para obtener suculentas ganancias a través de las coimas y sobreprecios”. Adicionalmente, resalta la falta de control de calidad en los productos que ingresan a las casas de salud y la mala organización “que permite que las medicinas se caduquen”.

Según lo indicado por algunas casas de salud en los informes presentados a Vicepresidencia, el Ministerio de Finanzas tarda en entregar las asignaciones correspondientes. Una muestra es lo sucedido con el hospital general Napoleón Dávila Córdova en Chone, que debería funcionar con un presupuesto de $ 15,4 millones en 2021, pero recién a mediados de año recibió la tercera parte del presupuesto.

La ministra de Salud, Ximena Garzón, ofreció el pasado martes que desde el 10 de septiembre se iniciará el abastecimiento a 135 hospitales en todo el país, con la entrega de 83 tipos de medicamentos de los 123 seleccionados como prioritarios en la emergencia focalizada declarada el pasado 11 de agosto.

vicepresidente

El vicepresidente estuvo en San Lorenzo, Esmeraldas, evaluando los servicios de los hospitales

Leer más

No obstante, según lo indicado por el viceministro de Atención Integral, Miguel Moreira, el proceso está en la etapa de “solicitar la oferta económica de todos los proveedores” y sin dar mayores detalles de los pasos que faltan en el proceso y de los 40 fármacos faltantes estiman que sí cumplirán con lo prometido.

Según el Servicio Nacional de Contratación Pública, el proceso de abastecimiento sí depende de los tiempos del Ministerio de Salud y no de los oferentes o proveedores del Estado, pues están en un proceso dentro de una emergencia declarada y los tiempos los marca la entidad contratante. Entonces los pacientes tendrán que esperar hasta el 10 de septiembre para comprobar si les entregan ciertos medicamentos.

La precariedad alcanza a los insumos, en los informes entregados a Vicepresidencia se registra la carencia de algodón, catéter, agua destilada, aplicadores nasofaríngeos, vendas, bisturíes, batas quirúrgicas, entre otros elementos necesarios para iniciar una atención básica a cualquier ciudadano que acuda a estos lugares.

En respuesta a ello, Garzón dijo que no existe un estudio o tasa de mortalidad por la falta de insumos médicos. Sin embargo, esta nota comenzó con el caso de un paciente al que hubo que comprarle pañales y sondas.

“En general el promedio de abastecimiento en los hospitales es del 50 %, hemos decidido hacer primero una evaluación de cada uno”, señaló la ministra. Luego, en una segunda fase empezarán el proceso de dotación de insumos, bajo la premisa que no será un cambio de la “noche a la mañana”.

visita sorpresas

El jefe de Estado decidirá la intervención en los hospitales

Leer más

Esto sin contar el daño de los aparatos médicos como tomógrafos, mamógrafos, rayos X, los cuales son el denominador común en los informes de las casas de salud; e incluso los ventiladores manuales para tratar a pacientes de COVID-19 ya están dañados. Por ejemplo, en el hospital Eugenio Espejo existen 13 ventiladores, pero 8 están inactivos, o sea más de la mitad.

Medicinas

19 de 22 hospitales inspeccionados presentan graves desabastecimientos en medicamentos. Aducen que no se les asignó el presupuesto completo para 2021.

Promedio

El Ministerio de Salud indica un desabastecimiento del 50 % en los hospitales. Además de las medicinas, las casas de salud no tienen insumos básicos como algodón.

Los pacientes compran hasta los insumos médicos

Karina del Valle empuja dos cochecitos por el hall principal del hospital pediátrico Baca Ortiz, en el norte de Quito. En el uno está su hijo y en el otro carga un tanque de oxígeno alquilado. Debido al desabastecimiento de medicinas, cada mes debe gastar $ 60 en el equipo de asistencia respiratoria, sin el que su bebé de cinco meses no podría sobrevivir.

El pequeño tiene el síndrome de Pierre Robin, una afección genética en la cual el bebé tiene la mandíbula más pequeña de lo normal, la lengua replegada en la garganta y dificultad para respirar.

Desde que nació su hijo, ha pasado en el hospital de niños. “Él estuvo internado dos meses y nos tocó comprar de todo”. Ha costeado hierro, guantes estériles, fórmula, catéteres, vitaminas y un largo etc.

En el hospital Eugenio Espejo, en el centro de la capital, Sandra Paucar intenta por segundo mes consecutivo encontrar ácido valproico, un medicamento para prevenir convulsiones. Su esposo padece de epilepsia y sin ese fármaco su cerebro no produce una sustancia que necesita para no tener alguno de sus episodios.

La misma historia de buscar medicinas y no encontrarlas la vive Jenny Molina, de 25 años. Tiene lupus y requiere tomar todos los días hidroxicloroquina. “El día que no me tome, vengo a parar a emergencia”.

El mes pasado, el hospital le entregó 13 de las 30 cápsulas que necesita para el mes. La semana pasada esperaba tener mejor suerte. “Me ha tocado pedir prestado para completar mi tratamiento”, se queja. SO

Grafico P02 Expreso
En las casas de salud carecen de vitaminas, antibióticos, antiinflamatorios y fármacos de distintas categorías terapéuticas.DISEÑO EXPRESO