Actualidad

Lo que más preocupa a los miembros de mesa de votación no son las elecciones

El riesgo de contagio y la hora de salida desde los recintos son los temas que más los inquietan. Casi 8 de cada 10 miembros serán universitarios.

Universitarios y jrv 2021
Estudiantes designados para integrar las juntas receptoras del voto participan en un simulacro.Expreso

Tendrán en sus hombros el peso del proceso electoral para definir al nuevo presidente del Ecuador, pero por ahora son otros temas los que les preocupan de la jornada que deberán cumplir este domingo 7 de febrero.

Los estudiantes universitarios constituyen una amplia mayoría entre los designados a conformar las juntas receptoras del voto. Son ocho de cada diez integrantes de mesa. Muchos de ellos, por primera vez.

Pero según un sondeo informal efectuado por este Diario entre jóvenes que han sido sorteados, entre sus principales preocupaciones no está el alto número de aspirantes a la presidencia del país ni la cantidad de asambleístas a elegir.

publicidad en las calles

Elecciones Ecuador 2021: Una campaña política más digital que nunca

Leer más

Lo que primero citan es el riesgo de contagio de COVID-19 por la obligada interacción con los votantes o por las condiciones del lugar donde les corresponda cumplir su labor.

La segunda, para muchos de ellos que por su edad no conocen bien la ciudad, es la hora en que saldrán desde los recintos electorales hacia sus domicilios, por la inseguridad y una eventual escasez de transporte.

Por lo demás, aunque para muchos esta será su primera participación en una junta receptora del voto, confían en que podrán cumplir esa labor. Según el Consejo Nacional Electoral (CNE), hasta el pasado martes 2 de febrero, el 80 % de los miembros de mesas de votación había cumplido el proceso virtual de capacitación.

La entidad, en cambio, dijo a EXPRESO que no tenía datos sobre el promedio de miembros de mesas de votación que suele no acudir a cumplir con su labor pese a estar designado y notificado. Este es un problema recurrente que suele retrasar o dificultar la conformación de las juntas receptoras.

En parte, para calmar la preocupación por el tema sanitario, el CNE y el Ministerio de Salud están ofreciendo a los integrantes la opción de hacerse una prueba de diagnóstico antes del 7 de febrero. El CNE dice no tener cifras de cuántos las han tomado, porque eso es un tema que lo maneja Salud.

Guillermo Santamaría, catedrático universitario y exvocal del Tribunal Supremo Electoral, organismo antecesor del CNE, considera que siempre va a constituir una mayor garantía para el buen desarrollo del proceso de votación, conformar las mesas con personas con educación universitaria.

“Siempre va a facilitar la organización interna del proceso, el conteo de votos, la elaboración de las actas. Desde el punto de vista lógico es así”, dice.

Lo que a él le preocupa, en cambio, es la estrategia “precaria” del CNE para garantizar y convencer a los integrantes de las mesas de votación y a los electores de que tendrán todas las medidas de bioseguridad.

Santamaría anota que, históricamente, el ausentismo de electores y de miembros de las mesas oscila entre el 25 y 30%. Y cree que el contexto de la pandemia puede elevarlo en este proceso. “Sería muy optimista pensar que el promedio de ausentismo se va a mantener. Eso va a aumentar”, reitera.

La mayoría de los jóvenes consultados dijo que, debido a la pandemia, si no hubiera una multa de por medio, no iría. 

LAS VOCES DE LOS JÓVENES

Kevin Ramírez_Estudiante
Kevin Ramírez, estudiante de la Universidad de GuayaquilCortesía

A Kevin Ramírez, de 23 años y estudiante de la Universidad de Guayaquil, le preocupa el retorno a su hogar, puesto que reside en la ciudadela 9 de Octubre, sur de la ciudad, y señala que el lugar donde ha sido asignado -Parroquia Febres Cordero, calle B y la 42- es alejado de su vivienda. “Me siento un poco nervioso y con miedo porque soy de las personas que no me gusta quedarme hasta muy tarde por sectores desconocidos. Y no sé hasta qué hora me tengan ahí contando los votos". Además, espera que las personas respeten las medidas y no existan aglomeraciones.

Erika Moran_Estudiante
Erika Morán, estudiante de la EspolCortesía

A Érika Morán, de 26 años y alumna de la ESPOL, le corresponde estar por primera vez como miembro de junta, pero dice que lo que realmente la tiene angustiada es infectarse de coronavirus y contagiar a su familia. “En mi hogar, tengo a mi abuelita, y a mi mamá que recién se operó, y sí causa malestar de que imagínate vaya a contraer coronavirus ese día por cumplir un deber cívico”. Y aunque la institución donde ha sido asignada queda cerca de sus vivienda, expresa que le inquieta salir muy tarde de allí por “la inseguridad de la ciudad” y los “alborotos” que se podrían producir entre los simpatizantes de los partidos.

Ismael Fajardo_Estudiante
Ismael Fajardo, estudiante de la Universidad de GuayaquilCortesía

En el caso de Ismael Fajardo, de 20 años y estudiante de la UG, comenta que para regresar a su domicilio ubicado en Bastión Popular, tiene pensado tomar un taxi o pedirle a algún familiar que lo vaya a recoger desde el recinto electoral ubicado en la Universidad Laica. Aparte de ello, es la primera vez que participará en mesa y aún tiene dudas, a pesar de que se capacitó virtualmente. “Me siento nervioso porque soy el presidente. Creo que tengo que revisar todavía un poco más el material de capacitación para estar más preparado”.

Nicole Moreno
Nicolle Moreno, estudiante de la Universidad Técnica de ManabíCortesía

A Nicolle Moreno, de 19 años y estudiante de la Universidad Técnica de Manabí, a más del riesgo de contagio por la pandemia, le preocupa cómo se movilizará desde su domicilio ubicado en la parroquia San Jacinto, del cantón Sucre, hasta la ciudad de Bahía de Caráquez, para cumplir con sus funciones como vocal principal en mesa, por primera ocasión. “Es casi una hora de viaje. Me toca madrugar y de noche uno no encuentra buses para regresar. Espero que algún familiar me vaya a buscar”.

Jorge Armijos_Estudiante
Jorge Armijos, estudiante de la Universidad Espíritu SantoCortesía

Jorge Armijos, de 24 años y alumno de la UEES, es vocal suplente para integrar una mesa en una escuela en el sector de Lomas de la Florida, por lo que anhela que ese día le digan que “puede retirarse porque están presentes todos los integrantes de la mesa”; en especial porque no quisiera infectarse y poner en riesgo la salud de los que viven en su casa.

Melanie Larreta
Melanie Larreta, estudiante de la Universidad de GuayaquilCortesía

Melanie Larreta, de 22 años y estudiante de la Universidad de Guayaquil, teme que, por los comicios, el número de contagios se incremente en Naranjito, cantón donde reside. “Me preocupa que la gente tal vez no respete el horario de votación o que todas las personas no estén enteradas de aquello y se arme un caos. Me preocupa contagiarme y más ahora que no es obligatorio presentar una prueba de COVID, mucho peor”.

Aunque también hay casos, como el de Camila Baquerizo, de 22 años y alumna de la Universidad Casa Grande, que hace unas semanas se contagió y en la actualidad está recuperada. “Tengo bastantes anticuerpos y voy a ir con toda la protección requerida”. 

ProtecciónSegún la ‘Guía para Miembros de las Juntas Receptoras del Voto’, cada mesa tendrá un kit de bioseguridad que contendrá: alcohol en gel para uso de los vocales de la junta, un visor, 12 mascarillas que serán cambiadas a la 07:00, 12:00 y 17:00; y un paquete de toallas con
alcohol al 70% para desinfectar cada 20 sufragantes a los esferos, marcadores y biombos.