Planes de gobierno

  Actualidad

Planes de gobierno

Desde diferentes ángulos de las organizaciones políticas se preparan planes de gobierno para cuando esas organizaciones asuman el poder. Desde Montecristi Vive, hasta compromiso Ecuador, preparan esos documentos, casi todos parciales y con falta de autenticidad y de realismo, cumpliendo lo que ha sido uno de los defectos de la política nacional: el proyectismo imaginativo.

Hay, sin embargo, algo con verdadera reciedumbre ideológica y conceptual. Es la Promesa al pueblo, de la autoría de Jacinto Velásquez, con casi mil páginas de texto, en diez títulos que abarcan toda la problemática nacional, la economía, las finanzas, la agricultura, el turismo, la pesca, la educación, el trabajo, la banca, la estructura democrática del gobierno y sus funciones; en suma, esa publicación no deja nada importante de lado y debería preciarse de haber logrado una cantidad tan grande de pensar y de saber, como no se conoce nada anterior que fuera semejante.

El libro fue publicado hace un tiempo, cuando su autor fue candidato presidencial después de la debacle del gobierno de Mahuad y antes de la nefasta era de Correa y, no obstante, en el capítulo cuarto que se denomina La política y la moral, pareciera que se estuviera juzgando al régimen actual.

Quienes se hallan interesados en publicar planes de gobierno para el poscorreísmo tienen en Promesa al pueblo de Jacinto Velásquez una obra de consulta de verdadero valor por realista, por bien concebida, porque en sus páginas late el pensamiento de un hombre de Estado que, lamentablemente, en la lucha desgarrada que ha sido casi siempre la actividad política ecuatoriana, la envidia, el menosprecio, el odio, impidieron que ese pensamiento se convirtiera en el norte y signo de una seria política nacional.

A pesar de ello no ha perdido actualidad porque los problemas nacionales, de hace largo tiempo, no solo no han sido resueltos sino que se han profundizado y Promesa al pueblo es un venero que los aspirantes al gobierno deberían aprovechar para formular un verdadero y eficaz proyecto, profundo, serio, realista, para llevar adelante una política de largo alcance y de proyección histórica.

haroc@granasa.com.ec