Actualidad

Pese a su importancia, el Estado incumple con el pago del 40 % al IESS

Este año hubo un déficit de 500 millones de dólares. Ese monto es vital para mantener el fondo de pensiones para jubilados

iess actuariales
Las autoridades del IESS presentaron los resultados del estudio actuarial a las pensiones.rené fraga

No hay plan B. El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) tiene los años contados si no se hacen cambios y se blindan los aportes estatales. El último informe actuarial al Fondo de Pensiones de la entidad muestra que, sin el aporte del 40 % que debe entregar el Estado a la seguridad, los recursos serían insuficientes en 2024.

El estudio actuarial presentado este viernes 20 de diciembre de 2019 evidencia que si el gobierno retira el aporte del 40 % -tal como hizo el expresidente Rafael Correa en 2015 y que, en conjunto con otras medidas, generó una pérdida de más de 8.000 millones de dólares- desde 2024 habría saldos negativos. Lo más grave es que si eso sucede, no existe una alternativa de solución.

Incluso en la actualidad hay problemas. Pese al ofrecimiento estatal de cumplir con el aporte, no se entrega el 40 % (que equivale a 1.700 millones de dólares). Los estados muestran que el valor es menor. Sería cercano al 28 %. Unos 500 millones de dólares menos de lo que requiere la entidad.

Las autoridades del Seguro buscan mecanismos para que el Gobierno cumpla con su obligación completa y “de manera oportuna”.

Pero aún cumpliendo con el 40 % hacen falta más cambios. El IESS debe reducir gastos y mejorar las inversiones.

Eso se hace de a poco. Este año, por ejemplo, se redujeron 1.700 plazas de empleo en el instituto. Todos los cargos fueron administrativos. Burocracia.

bonos jubilados

Comisión trabaja en nueva fórmula para fijar pensiones jubilares

Leer más

En la optimización de gastos también se contempla una mejor atención médica para los afiliados e inversiones más responsables del banco del IESS.

El informe actuarial concluye, además, que se necesitarán otras variaciones. Ampliar la tasa de aporte de los trabajadores en el mediano plazo y modificar los años para acceder a la jubilación a través de incentivos para que la gente trabaje más son algunas de las alternativas.

Esa decisión, aunque es urgente, no se tomará de inmediato. Las autoridades del Seguro Social coinciden en que se buscará un camino de diálogo para encontrar alternativas de salvación para el fondo. Las mesas de conversaciones arrancarán en enero.

Dichos diálogos buscarán dos cosas: que el gobierno se comprometa a cumplir con el 40% y que blinde esa vía de financiamiento del IESS. También se intentará que todos los actores políticos vean la realidad del seguro y se comprometan a aportar con soluciones.