Actualidad

Las normas de bioseguridad del CNE para las elecciones de 2021 generan dudas

No se evidencian, según consejeros de la entidad, estudios técnicos que respalden las propuestas

Trámite. Verdesoto considera que la mayoría del CNE pretende dilatar la investigación sobre un supuesto fraude.
Luis Verdesoto, centro, cuestiona las propuestas que hace el CNE para evitar contagios por coronavirusarchivo

Las elecciones presidenciales se acercan y la planificación todavía está ‘verde’. El Consejo Nacional Electoral (CNE) discute las directrices que se seguirán para que el proceso de febrero del próximo año se cumpla cuando el riesgo de contagios por coronavirus aún no desaparezca del todo. Lo avanzado, según los propios integrantes del consejo, es aún insuficiente.

Correísmo- audiencia- TCE- Contralor

El CNE suspende al movimiento político que respalda a Rafael Correa

Leer más

La tarde del domingo 19 de julio de 2020, el pleno del Consejo Electoral volvió a tratar el tema pero sus conclusiones no satisfacen a todos. El consejero Luis Verdesoto, por ejemplo, cree que a menos de un año de las votaciones hay más dudas que certezas.

Hoy, 21 de julio, el funcionario aseguró que el diseño de las directrices propuestas por la mayoría del CNE no son correctas. No disminuyen el riesgo de contagios y no son claras para el personal que colaborará con la entidad durante las elecciones de Presidente, Vicepresidente y asambleístas.

Tiene ejemplos. Según explicó, no se puede pretender asegurar la salud de los electores “al desinfectar las aulas de manera previa”. Con sustento técnico se asegura que cuando una persona enferma ingresa al aula, ésta queda contaminada pese a la desinfección previa.

Las directrices tampoco hablan del tipo de recinto se va a utilizar y como serán los espacios de espera.

Foto de Sistema Grana (32035927)

Los precandidatos presidenciales dejan sus primeras 'marcas' en las redes sociales

Leer más

Lo más grave, denunció, es que no se evidencian estudios o simulaciones que determinen el número de electores propuestos para cada Junta Receptora del Voto. Según la directriz planteada, se busca mantener el número de 350 electores por cada junta.