El aeropuerto de Hong Kong se vuelve ‘fantasma’

  Mundo

El aeropuerto de Hong Kong se vuelve ‘fantasma’

Las medidas por la pandemia hacen que pocos pasajeros viajen.  Antes de la crisis operaban 1.100 vuelos diarios, hoy entre 15 y 16

pandemia
Vista de un mostrador del aeropuerto de Hong Kong, en una imagen de archivo. EFE/JEROME FAVRE

En los tiempos precovid, el bullicio de los viajeros, la energía positiva y, sobre todo, el dinero, abundaban en el cosmopolita aeropuerto de Hong Kong, uno de los más concurridos del mundo hasta que la pandemia lo sumió en un estado fantasmagórico del que aún no ha logrado salir.

Durante los últimos dos años las estrictas medidas de contención impuestas por la excolonia han convertido a este espacio de conexión global en una suerte de ‘pueblo abandonado’, con la mayoría de las tiendas cerradas, escasos pasajeros y numerosas aerolíneas evitando operar en él.

IMG_8849

El alto precio que la pandemia cobró en la salud mental

Leer más

Apenas 16 vuelos llegaron y 15 salieron de Hong Kong el 11 de abril, uno de los días de menos tránsito en el aeródromo desde el inicio de la pandemia. Hace exactamente un mes las llegadas fueron 50 y las salidas, 61, unas cifras impensables antes de la crisis sanitaria, cuando el aeropuerto internacional de Hong Kong operaba unos 1.100 vuelos diarios.

“Antes de la COVID, el de Hong Kong era probablemente el aeropuerto más eficiente que conocía, y eso que he viajado mucho. Estaba lleno de vida, pero ahora es un pueblo fantasma”, lamenta un expatriado británico que regresó ayer a la ciudad. Para este viajero “estar de vuelta de repente en un lugar que todavía habla de ‘COVID cero’ es, sinceramente, muy frustrante”, señala en referencia a las duras restricciones que aplica la excolonia en línea con la política adoptada por Pekín.

Aunque el Gobierno local levantó el pasado 1 de abril la restricción de vuelos procedentes de nueve países que llevaba meses vigente, la situación no ha mejorado, ya que los viajeros que llegan siguen obligados a hacer cuarentena, a lo que se suman severos requisitos para las aerolíneas y continuas cancelaciones.

Con este panorama, no son muchas las compañías que se aventuran a reanudar los vuelos con Hong Kong, y las que lo hacen necesitan tiempo para planear sus operaciones tras meses de parón.

Entre el 1 y el 12 de abril, diez rutas de ocho compañías entre las que figuraban Cathay Pacific, Japan Airlines y Emirates estuvieron suspendidas una semana debido a una normativa que establece que una ruta puede ser cancelada si un solo pasajero no cumple todos los requisitos de entrada o tres viajeros resultan positivos a la COVID-19. Estas normas, junto con las cuarentenas impuestas a las tripulaciones de los aviones, han hecho tirar la toalla a varias compañías: Virgin Atlantic suspendió sus vuelos en diciembre pasado y no los reanudará hasta el próximo septiembre, mientras British Airways no volará a Hong Kong al menos hasta finales de mayo.

El aeropuerto de Hong Kong, que emplea a 78.000 personas y ha recibido numerosos galardones, aporta alrededor del 5 % del Producto Interno Bruto (PIB) hongkonés y hasta que comenzó la pandemia era uno de los cinco aeropuertos mundiales más transitados.