Mujeres kichwas aspiran a exportar el arte de la selva

  Actualidad

Mujeres kichwas aspiran a exportar el arte de la selva

La tienda con sus productos está en el centro de Nuevo Rocafuerte, parroquia de Aguarico. Ellas ponen mucho amor y gran empeño en lo que elaboran

SELVA
Todo lo que produce la madre naturaleza, lo aprovechan para hacer artesanías. / Yadira Illescas

Consuelo Salazar fue la primera en apostarle al proyecto de mejorar para comercializar las artesanías que elaboraban en casa de manera artesanal y rudimentaria. La mujer, de descendencia kichwa amazónica, escuchó y aceptó el reto que le propusieron de parte del Departamento de Desarrollo Social de la Municipalidad de Aguarico.

Salazar habita en la comunidad de Martinica, rodeada de los parques Cuyabeno y Yasuní. Ella fue el ejemplo para que después se sumaran otras mujeres, con el afán de ayudar con recursos en la economía del hogar.

La propuesta empezó en el 2020, un mes antes de que se decretara la emergencia por la pandemia de COVID. Se estancó por varios meses, pero en el 2021 han retomado esta idea con fuerza, informó Érika Malisa, promotora cultural.

Explicó que primero realizaron un censo en todas las 17 comunidades, para ubicar a las mujeres artesanas y proponerles que mejoren la calidad de sus creaciones para distribuirlas en la tienda comunitaria. La tienda está en el centro de Nuevo Rocafuerte, parroquia de Aguarico, en la provincia de Francisco de Orellana.

Nacimiento

Una tradición viva en el museo

Leer más

Primero aceptó solo una mujer, Consuelo, pero después se sumaron otras, quienes en una minga comunitaria se unieron para construir una choza con la materia prima que da la montaña y que ahora es la mayor tienda de artesanías del cantón.

Las artesanas y amas de casa no están solas, pues las promotoras culturales se encargan de capacitarlas para mejorar sus artesanías. A la vez, van a recoger los productos elaborados para colocarlos en la tienda y cuando han vendido sus trabajos se encargan de entregarles las ganancias.

Para los trabajos, las mujeres utilizan la materia prima que provee la selva. Están prohibidas las pieles, plumas y todo lo que sea de los animales, manifestó Melisa Vega, promotora de Desarrollo Social y encargada de las ventas.

Para llevar los productos hasta la tienda, las mujeres deben cumplir con ciertas observaciones, como mejorar el acabado de las prendas. Elaboran collares, aretes, adornos para las casas, trajes típicos y una variedad de artesanías con materias primas que recogen de la selva, como raíces, hojas y semillas.

Érika aseguró que el siguiente paso es exportar las artesanías y para eso están buscando mercado. En la actualidad las venden en Nuevo Rocafuerte y en El Coca. También hablarán con los Centros de Turismo Comunitario y los guías turísticos, para que en sus paquetes promocionales incluyan la visita a la tienda. Las prendas son elaboradas por las amas de casa de las etnias kichwa y huaorani.

Otras féminas de la parroquia Nuevo Rocafuerte también se han organizado y son parte de la Asociación de Mujeres ‘Inés Arango’, llamada así en honor a la misionera colombiana que murió en manos de los ‘no contactados’ de la etnia huaorani-tagaeri, junto a monseñor Alejandro Labaka.

La presidenta, Bethy Lituma, informó que se organizaron en 1990 con el objetivo de crear emprendimientos para las mujeres de la parroquia.

En la actualidad, 17 féminas pertenecen a la agrupación y son las encargadas de un comedor y de la organización de todo evento social. Los recursos son distribuidos entre las socias.

Desde la prenda más pequeña, hasta la más grande, las mujeres les dedican el mejor de los tiempos. Solo para preparar la chambira, que es una palmera, requieren de cocinarla todo el día y después del secado deben pintarla con los tintes que les provee la misma naturaleza. En la choza a más de ofrecer las artesanías elaboradas, también hay un grupo de mujeres que se encarga de proveer de la materia prima y así ayudar a más amas de casa de esta parte de la Amazonía ecuatoriana, donde el único sustento es la agricultura y en la actualidad se impulsa el turismo comunitario. Las mujeres buscan a través de sus emprendimientos salir adelante y que sus productos no solo se vendan en la localidad, sino afuera.