Moreno, frente al espejo regional

  Actualidad

Moreno, frente al espejo regional

Mantener un signo de interrogación en las decisiones fundamentales de la gestión política y económica le ha servido hasta ahora al presidente, Lenín Moreno, para no desgastar su imagen en los países vecinos.

Moreno, frente al espejo regional

Mantener un signo de interrogación en las decisiones fundamentales de la gestión política y económica le ha servido hasta ahora al presidente, Lenín Moreno, para no desgastar su imagen en los países vecinos. La práctica totalidad -salvo México- de América Latina aprueba su estrategia, en comparación con su predecesor, Rafael Correa, que se despidió de la presidencia con el rechazo del continente, según las encuestas sobre líderes de opinión latinoamericanos elaboradas por Ipsos en 2017 y en 2016.

La más actual, del 11 de agosto a 11 de septiembre, recoge la valoración de 367 entrevistados de 14 países y recoge altos índices de incertidumbre para Moreno. Pese a que gana su aprobación como líder, hay más respuestas indecisas que las que cosechaba Correa el último año de mandato.

El exmandatario recibió en 2016 la desaprobación generalizada de los encuestados en 16 países, a excepción también de México, que le concedió un empate.

Cuando Moreno se mira al espejo con sus pares de los otros países latinoamericanos tampoco sale mal parado. Correa era el cuarto por el final, de 12. Mientras el presidente de Ecuador es ahora el sexto, de 11, siendo el único político de tendencia de izquierdas en registrar mayor aprobación que descrédito. Los demás presidentes de ideología progresista - Evo Morales, de Bolivia; Raúl Castro, de Cuba, y Nicolás Maduro, de Venezuela- están al final del ranking junto a Enrique Peña Nieto, de México, y Michel Temer, de Brasil.

El mejor considerado de los presidentes de América Latina es el mandatario de Colombia, Juan Manuel Santos, con un 78 % de aprobación en tendencia creciente desde el 62 % que obtuvo en 2015 y el 74 % de 2016. Lenín Moreno, habiendo accedido al poder en mayo de este año, no registra datos de periodos anteriores. De ahí, la comparación con lo registrado por el expresidente Correa en ediciones anteriores de la encuesta de Ipsos a la que ha accedido EXPRESO. La empresa multinacional responsable del estudio precisa que las calificaciones a los presidentes regionales y sus gestiones no pueden tomarse como un reflejo de lo que piensa la sociedad latinoamericana sino de aquellas personas que, por su profesión periodística, forman parte del segmento poblacional más informado e influyente en el desarrollo de la opinión pública.

De entre las principales preocupaciones en Ecuador, hay dos coincidentes con el resto de la región: la corrupción y la inseguridad ante el nivel de delincuencia. Pero la situación económica nacional introduce el factor diferenciador.

Lo que más perturba la tranquilidad de los líderes de opinión de Ecuador es el desempleo, cuando a nivel regional es la corrupción, junto a la educación inadecuada que se sitúa en el tercer lugar.

Economía

La economía no aprobaba a nivel interno, con la preocupación por el desempleo en lo más alto, ni en el exterior. El 48 % desaprueba la situación económica en 2016, frente al 44 % que reconoce méritos, dejando a Ecuador en el sexto lugar de 12. Y la expectativa era peor: la encuesta situaba al país 12 meses después, en el puesto 9.

Libertad prensa

La percepción sobre la libertad de prensa en Ecuador desde los países de la región era negativa con un amplio margen: el 70 %. Tan solo el 23 % daba un voto positivo al panorama periodístico y el otro 7 % no se inclinó por ninguno de los dos lados. Esto situó a Correa como el tercer peor presidente en respeto a la prensa.

Organismos

Las tres organizaciones más cercanas a Ecuador (la ALBA, la Unasur y la Comunidad Andina) eran las tres peores valoradas. En el lado opuesto, también está otra de las instituciones de las que es parte Ecuador: la Cepal es la mejor puntuada, junto al Banco Interamericano de Desarrollo y la OIT.