El mito de la planificacion

  Actualidad

El mito de la planificacion

Luego del 28 de Mayo de 1944 se impulsó la reorganización del Estado que se concretó en 1945 con la promulgación de leyes como la de Régimen Municipal, que impuso la obligatoriedad de un Plan Regulador para las ciudades, que se concretara en un plano que represente las operaciones que se efectuarían en el territorio.

En 1946 se publicó el plano general de Guayaquil, que si bien no respondía a un plan regulador, indicaba una serie de proyectos de importancia que estaban en proceso de emprenderse.

El desarrollo de un Plan Regulador en 1947 recayó en el Consejo de Urbanismo, dirigido por el arquitecto Rafael Rivas, aunque no fue hasta 1951 cuando se fundó el Departamento del Plan Regulador bajo la dirección de Guillermo Cubillo Renella. En 1952, durante la administración de Carlos Guevara Moreno, se publicó finalmente el Plano Regulador, trazado bajo la supervisión de Cubillo y Miguel Salem Dibo.

Entre 1966 y 1967, se intentó desarrollar un Plan General Urbano bajo la dirección de Rafael Castro Abad, sin embargo, fue archivado por Assad Bucaram sin apenas revisarlo.

Entre 1973 y 1975 se formuló el Plan de Desarrollo Urbano que llegó hasta la etapa de Esquema Urbano, sin embargo hubo un respeto relativo de la propuesta vial ya que el resto fue dejado de lado por la inestabilidad municipal y los intereses inmobiliarios.

Los ochenta se caracterizaron por la ineficiencia, corrupción e inestabilidad municipal que se expresó en la ausencia de planificación. Aunque entre 1985 y 1986 se inició la implementación de la primera fase del Plan Emergente de Desarrollo Urbano, este quedó inconcluso.

En los noventa se dio la recuperación, durante la administración de León Febres-Cordero, quien dio inicio a una etapa de estabilidad, orden de las finanzas municipales, regeneración urbana y desarrollo de la obra pública, que tuvo continuidad con Jaime Nebot con proyectos puntuales. Se espera, con la actual administración, una propuesta de planificación factible, con una visión prospectiva e integral de Guayaquil.