Poca luz en el Astillero

  Actualidad

Poca luz en el Astillero

Delfín es el que controla el mando. Barcelona, Emelec e Independiente siguen golpeando la puerta de la cabina, pero el conductor la tiene bajo llave.

Poca luz en el Astillero

El tren está cerca de salir del túnel. Delfín es el que controla el mando. Barcelona, Emelec e Independiente siguen golpeando la puerta de la cabina, pero el conductor la tiene bajo llave. El margen de error se reduce cada fecha y el cetáceo (41 pts.) no se baja del liderato.

Independiente y Emelec tienen posibilidades matemáticas pero deben esperar que los otros dos (Delfín y Barcelona) tengan un final de película de terror, al ser derrotados en la mayoría de sus cotejos. Algo poco probable desde el aspecto futbolístico.

Los del Valle y los eléctricos se colgaron, el domingo pasado, la soga en el Capwell, pero la derrota de Emelec contra Macará fue cerrar la puerta de la pelea por la etapa, o por lo menos, la de lucharla dependiendo de sus propios resultados.

Los azules esperan el duelo en Casa Blanca, el Clásico del Astillero y cierra con Universidad Católica en Quito. Un calendario difícil de cerrarlo con el 100 % de efectividad. No imposible.

Barcelona es quien aún tiene las cartas ganadoras en su baraja. Tiene un fixture favorable -ya que tiene más partidos de local que sus otros competidores- y debe recibir al puntero en el Monumental. Eso sí, un empate ante Delfín este domingo significaría depender que el cetáceo resbale en sus dos últimas jornadas (Liga de Quito en casa y River Ecuador en Guayaquil).

La gran diferencia entre Barcelona y Emelec, más allá del juego numérico de los últimos resultados, es la propuesta futbolística de uno y otro.

El Ídolo muestra solvencia en todas sus líneas: una defensa consolidada con dos laterales demostrando un gran nivel, y en ataque, un Jonatan Álvez en pleno romance con el gol.

Emelec ha tenido horrores defensivos, y una irregularidad notable en sus centrodelanteros. La factura se refleja en los números.

Hoy, los azules saben que necesitan un milagro, los amarillos se juegan una final el domingo. En este túnel ya se ve luz, pero poca para el Astillero.