La ‘nueva-vieja casa’ abre sus puertas en Cuenca

  Actualidad

La ‘nueva-vieja casa’ abre sus puertas en Cuenca

Alrededor de 30 mil piezas de diversa índole; entre ellas muestras de hace doce mil años. Esto convierte a la Casa Museo Remigio Crespo Toral en el archivo histórico de Cuenca.

Arte. Los turistas toman fotografías en la entrada de la Casa Museo, lugar donde se exhibe la historia del Azuay.

Alrededor de 30 mil piezas de diversa índole; entre ellas muestras de hace doce mil años. Esto convierte a la Casa Museo Remigio Crespo Toral en el archivo histórico de Cuenca.

La Casa Museo fue la vivienda del poeta cuencano Remigio Crespo Toral, nacido en 1860 y fallecido en 1939, convertida desde 1947 en el Museo de la Ciudad.

“No solo es la historia de Cuenca desde la llegada de los españoles, es un contenedor arqueológico donde se exhiben herramientas líticas de los primeros habitantes del país. Están una punta de flecha con 12 mil años de antigüedad, piezas de cerámica de las culturas Cañari (Cazhaloma), Tacalshapa, Puruhá y otras etnias que poblaron el territorio ecuatoriano”, adujo René Cardoso.

La estructura física tiene más de cien años, es un patrimonio arquitectónico y está ubicada en la calle Larga y Antonio Borrero; conecta con el Barranco del Tomebamba por el Paseo Tres de Noviembre.

La ‘nueva-vieja casa’ se reinauguró el viernes pasado.

El director del museo acompañó a un grupo de cinco turistas norteamericanos por el salón amarillo, donde en vitrinas de vidrio se exhiben las piezas de cerámica, de la historia regional.

El local tiene cinco plantas y 14 salas de exposición. Dos ascensores, uno interno y otro panorámico en la parte baja del local, ayudan al ingreso de personas con capacidades.

En otro de los espacios del museo, la familia Bueno se maravilló del contenido de una de las áreas que recuerda al propietario del inmueble, Remigio Crespo Toral.

Están parte de sus bienes como el mobiliario, la vestimenta, un piano francés (Pleyel de 1886), junto a las paredes con grandes óleos de Remigio Crespo y de su esposa Elvira Vega.

En uno de los pisos se han instalado por primera vez, muestras temáticas, una sobre la moda de inicios del siglo XX y otra dedicada a los guanderos, indios de las haciendas que en hombros transportaban objetos desde otras ciudades por falta de carreteras.

La exposición de pintura y sala fotográfica en honor a Honorato Vázquez, poeta cuencano (1855-1933), es otro de los atractivos. Están cámaras fotográficas de 1875 y 1880, de la marca Rochester. La exposición de Cristos tallados en madera de los artistas cuencanos como Miguel Vélez, José Gaspar de Sangurima, van completando la riqueza que histórica que se guarda en el local para ser vista y conocida por los visitantes.

Uno de los niveles está dedicado a la poetisa Dolores Veintimilla de Galindo, quien se suicidó en Cuenca en 1857. Están esculturas de personajes de Cuenca, como Fray Vicente Solano y otros.

Cuenta además con una serie de objetos históricos contemporáneos, entre los que figuran piezas de Elia Liut (aviador italiano que aterrizara el primer aeroplano en Cuenca en al año de 1920) como su gorra, su brújula, una cigarrera de plata y la hélice de su avión.

La Casa Museo Remigio Crespo Toral estará abierta de lunes a viernes desde las 10:00 hasta las 19:00. Los sábados y domingos, de 10:00 a 14:00, la entrada es libre y gratuita y cada tres meses se cambiarán las exposiciones, anotó René Cardoso, director del museo. (F)

Las piezas fueron reparadas

La casa estuvo cerrada durante dos años y medio por la restauración no solo de la edificación, sino de las piezas que ahí se guardan, averiadas por el paso del tiempo.