Interagua rehabilitará 600 kilómetros de red

  Actualidad

Interagua rehabilitará 600 kilómetros de red

La implementación del sistema Hubgrade en línea permite monitorear el sistema de agua potable de toda la ciudad

INTERAGUA
Interagua está comprometida con los usuarios para entregar el agua potable de calidad y a tiempo.Cortesía

A toda máquina van las acciones de Interagua para entregar agua potable de calidad y a tiempo. Arduos trabajos viene realizando la entidad en la rehabilitación de la red de agua potable, con la finalidad de que el usuario cuente con el suministro y minimizar los cortes del líquido. Desde el 2022 hasta 2031 la meta es cambiar 600 kilómetros de tubería, esto es parte del plan de tener una ciudad inteligente que en tiempo real puede ver, mediante pantallas, la atención eficiente en la entrega de agua.

Desde 2001 hasta el 2021 se han rehabilitado 787 kilómetros de tubería.

Interagua, que es administrada por la compañía Veolia, desde el 2001 tiene la concesión con el Municipio de Guayaquil y Emapag hasta el 2031, y es leal a sus preceptos empresariales, que son: proyectos, iniciativas y acciones. De tal manera que destina inversiones constantemente para llegar a la meta de minimizar el agua no contabilizada. En la actualidad se pierde un 56 % del agua potable que se produce, lo que no solo afecta al ente, sino también al usuario.

INTERAGUA
Un grupo de obreros trabaja en la rehabilitación en acueducto en la vía a la costa.Cortesía

Las razones de este problema es por el grado de vetustez de tuberías y por conexiones clandestinas, indica Jorge Delgado, gerente de Estudios y Diseños de Interagua.

Delgado agrega que la empresa hace una inversión anual, de acuerdo a un plan diseñado para cinco años, y para llegar hasta el 2031 faltan dos quinquenios. “Dentro del total de la inversión quinquenal, se destinarán 20 millones de dólares para la rehabilitación de la red de agua potable, que abarca optimizar el sistema de bombeo, la medición de caudales y de presión para ver cómo está funcionando el sistema”, indica.

Esto también incluye hacer un control de las fugas del agua potable, para evitar la baja de presiones que el usuario siente cuando de la llave sale un hilo del líquido y no el chorro que requiere para atender sus diversas necesidades.

interagua
La sala de control, desde la cual se puede ver en tiempo real el suministro de agua potable de toda la ciudad de Guayaquil.Freddy Rodriguez

Por lo tanto, es fundamental identificar a tiempo las conexiones clandestinas y las tuberías rotas, reitera Delgado.

Entonces, la rehabilitación en la red de agua es muy importante y por eso se viene trabajando arduamente no solo en las instalaciones de nuevas tuberías, sino también en usar tecnología avanzada para regular los caudales, de acuerdo a la demanda que hay del agua.

Adicional cuenta con el sistema Hubgrade, que permite desde una sala de control monitorear en tiempo real, no solo el suministro, sino toda la problemática que pueda presentarse en la red, reservorios, estaciones de bombeo, plantas de producción y todo el sistema de agua potable las 24 horas.

Interagua
Izaje de tramos de acueducto para posterior instalación, que permite la rehabilitación de la red de agua potable.Cortesía

Adicional a ello, hay sectores, como en el Guasmo, donde se puede ver en tiempo real si hay alguna pérdida de agua. Aquí ya funciona un piloto que se quiere ampliar a toda la ciudad, con el objetivo de que desde esta sala de control se vea cuando hay un problema en alguna tubería. De tal manera que se pueda anticipar la respuesta y los técnicos acudan a solucionar el inconveniente.

Para llegar hasta aquí se tuvo que realizar mucho trabajo de logística; es decir, hubo que sectorizar la ciudad, es una labor que no se ve, pero que influye en los logros obtenidos por la empresa hasta la fecha.

Para palpar estos avances hay que recordar que cuando Interagua asumió la concesión, la mitad de la ciudad tenía menos de 10 horas de servicio; adicionalmente, la red no estaba sectorizada, razón por la que cuando había un problema en un punto específico de un barrio o ciudadela se quedaba sin agua una gran parte de los usuarios. Esto ya no ocurre, porque a través de la rehabilitación de la red se han instalado dispositivos que administran el agua y permiten cerrar el suministro solo en el área afectada y ya no a media ciudad.

Cifra787
 kilómetros de tubería se han rehabilitado de la red de agua desde 2001 hasta 2021.

La meta hasta el 2031 es que el indicador de agua no contabilizada sea inferior al 45 %, para ello, la inversión total será de 178 millones de dólares. Esto, entre otros planes, también va a permitir ir automatizando la entrega de agua en la ciudad en función de la demanda.

En el camino las obras han permitido ver resultados, cuando Interagua tomó la concesión el porcentaje de agua no contabilizada era de un 80 %. “Reducir este porcentaje no fue tarea fácil, y no todo era por fuga de agua; sino también por las conexiones clandestinas que se han dado a nivel doméstico, industrial y comercial. Fue como ir controlando predio a predio”, manifiesta Delgado.

Para tener una idea de lo que falta por hacer, hay que tomar en cuenta que la media mundial de agua no contabilizada está entre 40 % y 50 % en países en desarrollo.

La meta es minimizar el agua no contabilizada en Guayaquil. Partiendo del 80 % de agua no contabilizada en el 2001, se espera que sea inferior a un 45 % en el 2031.

Jorge Delgado

gerente de Estudios y Diseños de Interagua

¿Si la rehabilitación de la red es fundamental y de ello pende entregar un servicio óptimo en los primeros años de trabajo, por qué no fue el eje principal desde el inicio?

- Porque la primera meta de Interagua fue lograr la continuidad del servicio en el centro y sur de la ciudad en el año 2007, luego la expansión para hacer llegar agua a los sectores que no tenían, y eso desde el punto de vista humano era lo más lógico. Ahora que casi toda la ciudad tiene el suministro, la empresa ha podido enfocarse más en la rehabilitación de la red, dice Delgado.

Es ahora que este tipo de trabajos, que no es visible para el usuario, toma protagonismo. “Sin que esto no signifique que antes no se hacía, solo que había un tema de priorización en la continuidad del servicio y luego expansión”, enfatiza Delgado.

Un ejemplo de los logros es que en el pasado se trabajó en el sector Cristo del Consuelo, al sur de la ciudad, donde había fugas a diario; ahora esto se ha reducido notablemente.

Delgado enfatiza que están enfocados en entregar un servicio de calidad al usuario, a través de la rehabilitación e instrumentación de la red y proyectos de bombeo que van a continuar hasta el 2031.