Actualidad

Così fan tutte

“Así lo hacen todas” se compuso en 1789. El libreto de Lorenzo da Ponte. Dos jóvenes hermanas aristócratas de Ferrara, de vacaciones en Nápoles, rentan un palacio. Toman de amantes a dos jóvenes y aristocráticos soldados, que como buenos hombres del sur del Mediterráneo, creen fielmente en su machismo y en la fidelidad de sus amantes.

Un autoproclamado filósofo, el viejo don Alfonso, está disgustado por la inocencia de los soldados al confiar en la lealtad de sus queridas. Les apuesta que en 24 horas puede crear las circunstancias por las cuales las mujeres cambiarán de parejas. Mediante intrigas, descaradas mentiras, simulaciones y ayuda de la sirvienta de las mujeres, Despina (otra Colombina de la Commedia), los soldados, para su asombro, tienen éxito en seducir a la amante del otro.

En la ópera, la ausencia de fidelidad por parte de las mujeres no es nada comparada con la tortuosidad y hasta crueldad que los hombres despliegan en sus esfuerzos para que las mujeres cambien de parejas. Verdaderamente, en el libreto de da Ponte y en la música de Mozart, las mujeres son víctimas de una sucia intriga, que solamente parece terminar bien porque estas les ruegan perdón a los hombres y ellos las disculpan, cuando realmente debería ser al revés.

No conozco de ninguna otra ópera que tan brillantemente muestre y ridiculice el romance, la arrogancia, y la debilidad de la carne, de una manera más entretenida y brillante que “Cosí fan tutte”. El tema de probar la castidad de una esposa o de una novia mediante simulaciones y engaños es tan antiguo como el mito de Céfalo y Pocris, como aparece en la Metamorfosis, de Ovidio.

Generaciones futuras hallaron a la ópera desvergonzadamente inmoral. En el mundo del siglo XIX, que consideraba a la mujer como algo sagrado, Cosí fue juzgada como de mal gusto, no digna del gran Mozart. No se puso en escena durante el siglo XIX, por lo menos no como Mozart y da Ponte la escribieron. Cosí no revivió hasta el siglo XX, y no se convirtió en una parte usual del repertorio operático sino después de la Segunda Guerra Mundial.

colaboradores@granasa.com.ec