Boxeadores buscaran el cupo olimpico

  Actualidad

Boxeadores buscaran el cupo olimpico

Diez pugilistas ecuatorianos buscarán un cupo olímpico. El primer torneo clasificatorio se cumplirá en Argentina, del 11 al 20 de marzo. Se entregarán 36 boletos para los Juegos Olímpicos de Río 2016.Carlos Mina es el más opcionado en los 81 kil

Preparación. Carlos Mina es firme candidato para clasificar en 81 kilos.

Diez pugilistas ecuatorianos buscarán un cupo olímpico. El primer torneo clasificatorio se cumplirá en Argentina, del 11 al 20 de marzo. Se entregarán 36 boletos para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Carlos Mina es el más opcionado en los 81 kilos. El guayaquileño, de 23 años, mostró hace poco la potencia de sus puños. En los torneos internacionales de Bielorrusia y Bulgaria ganó la medalla de oro.

El técnico Segundo Chango destacó la pelea corta de Mina. “Le gusta intercambiar golpes. En su peso son pocos los que buscan la pelea en la media distancia”, dijo.

Chango entrena a Mina, desde hace nueve años. Aunque nació en Guayaquil, el boxeador creció en Esmeraldas y Puerto Quito. Ahora compite por Pichincha.

En la última etapa de su preparación puso énfasis en el trabajo para mejorar la defensa y los golpes rectos.

“Es un chico muy dedicado al entrenamiento. Si sigue por ese camino, estamos seguros de que llegará muy lejos”, añadió el entrenador.

Por sus condiciones, el ecuatoriano reforzó en 2015 al equipo de México en la serie mundial AIBA (Asociación Internacional de Boxeo). Pasó seis meses en suelo mexicano.

Él está dedicado por completo a la práctica del boxeo. Recibe una beca económica del Ministerio del Deporte. Es parte del grupo de deportistas del programa de Alto Rendimiento.

Mina contó que de niño quiso ser futbolista. Jugaba de atacante en las ligas barriales.

Su vida cambió a los 13 años. Al regresar a su casa en el cantón Puerto Quito, noroccidente de Pichincha, vio que unos chicos entrenaban boxeo en la calle. Al siguiente día, en lugar de ir a la cancha de fútbol, fue a experimentar con los guantes.

“Al principio me pegaban mucho porque no sabía defenderme. Las cosas cambiaron cuando aprendí la técnica y, poco a poco, me fue gustando”, dijo a EXPRESO.