Los baches le ceden el paso a las grietas

  Actualidad

Los baches le ceden el paso a las grietas

Si las calles de barrios y ciudadelas de la ciudad lucen llenas de baches por efecto de las lluvias, en las vías más grandes los huecos están dando paso a las grietas.

Av. León Febres Cordero. Los baches cubren un espacio de unos 20 metros, lo que complica el paso.

Si las calles de barrios y ciudadelas de la ciudad lucen llenas de baches por efecto de las lluvias, en las vías más grandes los huecos están dando paso a las grietas.

En la vía Perimetral, el peligro es inminente. Los conductores son obligados a esquivar un socavón que va ganando terreno con los días.

Desde hace aproximadamente dos semanas, en un tramo de sentido sur-norte, cerca de Los Ceibos, existe una grieta que afecta un área de seis metros de largo y dos y medio de ancho. Y que llega a los cuarenta centímetros de profundidad. Es un área que se está derrumbando, ocasionando la destrucción de la calzada hacia el centro; mientras que hacia abajo, las consecuencias las sufre una pared que está por colapsar, y una valla eléctrica.

En el sitio hay señales que advierten el riesgo e impiden el paso sobre el área afectada, aunque esto a su vez vuelve lento el tránsito vehicular.

En tanto, en el kilómetro 14,5 de la avenida León Febres Cordero, cerca de la urbanización El Condado, los baches se extienden, lo que ocasiona congestionamiento en horas pico y el consecuente malestar entre conductores y vecinos.

Jael Garzón, moradora de la urbanización, asegura que los baches llevan más de cinco meses y que ninguna autoridad ha hecho algo al respecto. “Antes del invierno ya se comenzó a ver el deterioro de la vía”.

Lucía Ulloa, otra residente del lugar, considera que se pudo haber controlado el deterioro con los primeros baches. “Ahora hay muchos”.

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), a cargo de la vía, hizo un mantenimiento de esta el año pasado.

Pero ahora los huecos se extienden a lo largo de unos 20 metros. Quienes transitan por el lugar son obligados a realizar maniobras peligrosas y a reducir la velocidad bruscamente, lo que genera riesgo de accidentes, más aún cuando llueve.

La presencia de agentes de tránsito es permanente en el sector, no solo por el congestionamiento en el sitio, sino por accidentes que se han dado más adelante, por un semáforo que indica giro en ‘U’.