Actualidad

Aristodimos Iliopulos: “Ecuador me recuerda a Grecia”

El déficit fiscal de Ecuador y la creciente deuda pública para financiarlo han implantado un escenario de incertidumbre en el país, sobre las políticas que se deben encaminar para sobrellevarlo. A Ecuador, desde afuera, también se lo ve con preocupació

Es un analista griego de The Economist Intelligence Unit, una unidad de negocios independiente dentro del grupo The Economist, que enfoca su estudio en la situación económica de América Latina y el Caribe.

El analista para Ecuador de The Economist Intelligence Unit conversó con EXPRESO desde Nueva York sobre las perspectivas económicas del país.

- ¿Qué opina del plan económico de Lenín Moreno?

- Ecuador me recuerda mucho a mi país natal, Grecia. La falta de política monetaria y la baja competitividad debido a la adopción de una moneda fuerte limitan el espacio de política económica. A esto se suma un gran déficit fiscal y una creciente deuda pública.

El nuevo plan del presidente no ayuda en ese sentido. Por un lado, el gasto actual aumenta y está dirigido principalmente al gasto social. Por otro lado, los impuestos proporcionarán menos que el aumento en los gastos.

Para seguir la analogía de Grecia: un gobierno de izquierda (en Grecia, el partido en Syriza) puede hacer un cambio (kolotumba, en griego). Pese a que no perseguirá políticas macroeconómicas sanas, logrará cosas que un gobierno de derecha nunca podría por la dura postura antirreformista de los partidos de izquierda cuando están en la oposición.

- ¿Se reactivará la economía de Ecuador con las medidas anunciadas?

- No, pero es importante tener en cuenta la situación fiscal. La economía ecuatoriana está experimentando una recuperación y hay razones para creer que habrá alguna fuente de crecimiento diversificado en 2018 y 2019. Las privatizaciones, la inversión en minería y el sólido crecimiento del crédito interno deberían respaldar un crecimiento modesto. Estimamos un crecimiento del PIB de más del 1 % en 2017 y menos del 2 % en 2018.

- ¿Puede la tarifa aduanera afectar la relación comercial con otros países?

- Sí, absolutamente. Ya puede verlo en los problemas que Pablo Campana (quien creo que realmente cree en la importancia de la inversión y la promoción comercial) tiene para lograr acuerdos comerciales. El problema es que Ecuador ya tiene problemas en la política comercial, desde la eliminación de varios Tratados Bilaterales de Inversión en mayo hasta el manejo de disputas de arbitraje pendientes, como con Chevron.

- ¿Ecuador debería tomar más medidas de ajustes?

- Ecuador no ha puesto fin al crecimiento del gasto fiscal. No es difícil entender por qué: no es popular detener el gasto social. Sin embargo, el déficit fiscal de Ecuador es muy alto, y seguirá siendo muy alto en el futuro previsible. Por la forma en que está ahora la política económica, no creo que el déficit fiscal caiga por debajo del 3 % o incluso del 4 % para 2022. Desde una perspectiva de salud financiera, Ecuador debería reducir el déficit fiscal para requerir menos préstamos del exterior, que son costosos.

- ¿Qué opciones de financiamiento tiene Ecuador para 2018?

- Ecuador continuará recurriendo a bonos. Espero que el papel de China como acreedor disminuya gradualmente en 2018- 2019, en la medida que Ecuador recurra cada vez más a los mercados internacionales y a multilaterales. Espero que Ecuador obtenga financiamiento de $ 7.000 millones, en promedio, entre 2018 y 2019 con emisión de bonos y multilaterales. La dependencia del crédito del Banco Central disminuirá. El Gobierno intentará usar parte de estos ingresos para pagar préstamos más costosos. En este sentido, la incertidumbre sobre las renegociaciones de Petroecuador por las preventas petroleras, especialmente luego de la renuncia de Byron Ojeda, puede complicar esta estrategia.

- ¿Ecuador debería pedir asistencia al FMI?

- Esta es una pregunta interesante, especialmente después de la última visita del FMI a Ecuador. Un programa del FMI sería positivo para los mercados, pero muy doloroso para el país. Cuando el ministro de Finanzas dice que un programa del FMI es el último recurso, le creo que será el último recurso. Nadie quiere implementar un programa del FMI.Espero que cada vez que el Gobierno se enfrente a un tropiezo en el acceso al financiamiento (por ejemplo, mayores riesgos y rendimientos de los bonos) hablará con el FMI para asegurar a los mercados que podría, siempre que lo necesite, contar con la asistencia del Fondo.